Con cuento infantil buscan inclusión de niños con paladar hendido

Con la donación de 220 cuentos de “Charlotte y Trufa, el niño que no podría reír” a la Asociación Mexicana de Labio y Paladar Hendido, el Tecnológico de Monterrey, campus Puebla, en colaboración con...

Con la donación de 220 cuentos de “Charlotte y Trufa, el niño que no podría reír” a la Asociación Mexicana de Labio y Paladar Hendido, el Tecnológico de Monterrey, campus Puebla, en colaboración con el ilustrador Mauricio Olivier Tangle, fomentan la inclusión de la sociedad a niños con estas afectaciones congénitas.

Helga Lissete Ochoa Cáceres, catedrática del Departamento de Mercadotecnia y Análisis de la Escuelas de Negocios del ITESM, campus Puebla, detalló que la Asociación Mexicana de Labio y Paladar Hendido se acercó al Tecnológico de Monterrey para poder hacer en conjunto una iniciativa social mes con mes.

Por lo anterior, este fin de semana, representantes de las instituciones arriba mencionadas, se van a las comunidades de Chiapas, Oaxaca y Puebla a entregar los cuentos a niños que son atendidos con estas afecciones.

“Es un cuento dirigido a niños con labio y paladar hendido para que se sientan identificados y tomen esa fuerza emocional para defenderse y ver que son personas muy valiosas. También está dirigido a la sociedad en general para que seamos más incluyente con estos niños”, mencionó.

A través de un comunicado, precisó que alrededor de 180 alumnos participaron para la causa y por medio de venta de galletas y dulces obtuvieron los recursos para para poder imprimir los cuentos.

De acuerdo con datos proporcionados por la doctora Marcia Pérez Dosal, presidenta de la Asociación Mexicana de Labio y Paladar Hendido, existen 52 centros de labio y paladar hendido en México, donde el principal objetivo es que se brinde apoyo académico, social y de desarrollo a los niños y familiares.

Abundó que de forma global por cada mil niños nacidos vivos en México, nace un niño con labio y paladar hendido, es por ellos que se realizó esta vinculación ya que es un trabajo multidisciplinario, desde el cirujano, ortodoncia, pediatras especialistas del lenguaje, psicólogos, otorrinolaringólogos, genetistas y audiólogos, y en esta ocasión se unen alumnos y docentes del Tecnológico de Monterrey, campus Puebla.