El excanciller mexicano, Luis Ernesto Derbez Bautista, consideró que la caravana procedente de Honduras con el objetivo de llegar a la frontera con los Estados Unidos “es un reto diseñado para causar este problema”.

El hecho de que vengan mil 300 o más migrantes y lo hayan anunciado, expuso, “es un problema diseñado; es un problema para causar problemas, no es natural”.

En rueda de prensa previo a una conferencia sobre política económica ante socios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), indicó que él dejaría pasar la caravana y que esta situación pone en riesgo la relación con los Estados Unidos porque no se ha sabido manejar esta situación.

“Ahora tienen un problema gravísimo, un gobierno al que le quedan dos meses y otro que todavía no entra. La gran pregunta para el gobierno que está es cómo vas a manejar esta situación. ¿Les vas a impedir a las personas el libre acceso? Ya dijeron que no. Que lo que van a hacer es que les van a dar visas y una vez dadas las visas los van a dejar pasar”, expuso.

Con relación a la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC), ahora denominado T-MEC, el también ex secretario de Economía estimó que es la mejor opción que ocurrió dado lo que se enfrentó ante el empuje del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de renegociarlo.

“La reacción de la gente en México fue cómo nos defendemos y pataleamos para qué, para que lleguemos al mejor acuerdo posible entendiendo que no va a ser tan bueno como el anterior. Pero desde el punto de vista de la defensa de los intereses del país este fue el mejor acuerdo que se pudo negociar, dadas circunstancias de tener enfrente a alguien como Trump”, dijo.

Añadió que se perdió en el tema del límite de exportaciones de automóviles porque ahora habrá un tope y eso disminuirá inversiones en la industria automotriz que fue la de mayor empuje en México en los últimos 12 años.

De igual forma consideró que se reduce la posibilidad a la industria farmacéutica mexicana de usar patentes agotadas para desarrollar una propia de tipo genérica, mientras en el tema del maíz no hubo cambio y el producto norteamericano puede entrar a México sin restricciones.

“Hay sectores en que empatamos, que es la mayoría, por esa razón todos decimos que pudo haber sido peor”, subrayó.

El hecho de que en las negociaciones participará directamente un representante del próximo gobierno federal, dijo, es una ventaja porque eso garantiza que lo acordado fue aceptado por ellos, a tal grado que hubo llamadas entre Donald Trump y el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para discutir temas como el de energía.

Sobre el tema energético, Derbez Bautista comentó que lo que hace López Obrador es traer una visión de la época de Lázaro Cárdenas donde la palanca de desarrollo del país es el petróleo y es un concepto correcto.

En lo que hay discusión, abundó, es en que puede aprovecharse esa riqueza aunque la exploten extranjeros, pues el asunto es cómo se hace el diseño, tal como ocurre con la industria automotriz, donde ninguna empresa es mexicana pero que tampoco tienen nacionalidad porque cotizan en bolsa.

Previó que para la región Sureste del país será muy bueno lo que sucederá en gasto e inversión porque el próximo presidente es oriundo de la región y la conoce, aunque también se requiere invertir en educación para generar la capacidad humana para responder a las necesidades.

De las Zonas Económicas Especiales (ZEE) mencionó que no sirven para mucho y lo ha sostenido desde que fue secretario de Economía porque benefician a unos cuantos y no desarrollan la industria local.