Fondo Verde para el Clima aprueba proyecto de 17 mdd para El Salvador

El Fondo Verde para el Clima aprobó hoy el RECLIMA, un proyecto de 127.7 millones de dólares diseñado por la FAO para mejorar la resiliencia frente al cambio climático de los sistemas agrícolas en el...

El Fondo Verde para el Clima aprobó hoy el RECLIMA, un proyecto de 127.7 millones de dólares diseñado por la FAO para mejorar la resiliencia frente al cambio climático de los sistemas agrícolas en el Corredor Seco de El Salvador, informó el organismo de la ONU.

En un comunicado, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señaló que el proyecto beneficia a 225 mil personas, de las cuales 20 mil pertenecen a comunidades indígenas y que cerca del 38 por ciento de los hogares beneficiarios están encabezados por mujeres.

La decisión, adoptada por la Junta del Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés de Green Climate Fund) en su reunión en Manama, Baréin, (del 17 al 20 de octubre) supone que el GCF destinará al proyecto unos 35.8 millones de dólares.

RECLIMA recibirá también 91.8 millones de dólares del gobierno de El Salvador y del Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES). Involucrará a 50 mil agricultores familiares en 114 municipios, casi 15 por ciento de todos los campesinos familiares en el país, señaló la FAO.

Indicó que el proyecto trabajará con un tercio de la población más vulnerable al cambio climático en el Corredor Seco de El Salvador, un área que sufre de sequías severas, inundaciones y tormentas tropicales.

"Se trata de un proyecto decisivo para adaptar el país a los efectos del cambio climático. La propuesta apunta a una nueva forma de practicar la agricultura en El Salvador", aseguró Lina Pohl, ministra salvadoreña de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

"Al centrarse en los pequeños campesinos, que a menudo son los que están en la primera línea de los impactos climáticos, este proyecto no solo ayudará a crear resiliencia, sino que también crea eficiencias que permitirán a comunidades enteras avanzar en un entorno de cambio climático", señaló por su parte Maria Helena Semedo, directora general adjunta de la FAO para Clima y Recursos Naturales.

Según la FAO, RECLIMA promoverá un cambio profundo en los sistemas alimentarios del Corredor Seco de El Salvador para ayudar a erradicar el hambre, la pobreza y abordar los desafíos del cambio climático. Aquí se incluye la intención de reducir y/o capturar más de cuatro millones de toneladas de carbono durante un periodo de cinco años.

El proyecto trabajará con los agricultores familiares para transformar sus prácticas productivas, mejorando su infraestructura básica y conocimientos técnicos con el objetivo de lograr sistemas alimentarios plenamente sostenibles y resilientes.

En particular, el proyecto busca aumentar la resiliencia en los sistemas productivos agrícolas que abarcan más de 56 mil hectáreas, promoviendo la adopción de medidas de adaptación, como el uso de semillas tolerantes a la sequía.

RECLIMA pretende también mejorar los sistemas de extensión agrícola, promoviendo un enfoque del paisaje para restaurar los servicios ecosistémicos, mediante la recuperación de 17 mil hectáreas de ecosistemas degradados.

Además cerca de cuatri mil familias se beneficiarán de un mejor acceso al agua a través de la captura, almacenamiento y distribución de agua de lluvia.

Con su foco en el Corredor Seco, el proyecto reducirá una de las principales causas de migración internacional originada en las áreas rurales de El Salvador: shocks climáticos como sequías e inundaciones. Como tal, RECLIMA será un elemento clave en la estrategia del país de reducción de la migración por necesidad.

La FAO resaltó que El Salvador es uno de los países más vulnerables a los riesgos climáticos en el mundo. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el aumento de las temperaturas puede reducir los rendimientos de los principales cultivos del país en 20 por ciento para 2050, debido sobre todo a la sequía.

En el área del Corredor Seco de El Salvador, 2.2 millones de personas viven en una situación de pobreza y vulnerabilidad climática, y 54 por ciento de ellas depende de la producción de cereales básicos como principal medio de subsistencia.

El proyecto RECLIMA ha sido formulado por los ministerios salvadoreños de Medio Ambiente y Recursos Naturales; Agricultura y Ganadería y Relaciones Exteriores, junto al Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal "Enrique Álvarez Córdova" y con el apoyo de la FAO.

Su elaboración ha incluido procesos de consulta inclusiva con la participación de pueblos indígenas, la sociedad civil y el sector privado. RECLIMA contará un Comité Directivo de Alto Nivel que informará sus resultados directamente al Gabinete de Sustentabilidad y Vulnerabilidad Ambiental de El Salvador.