Comercios de comida en este municipio redujeron el uso de unicel en la presentación de sus productos, con el propósito de contribuir al cuidado del medio ambiente.

En los puestos de antojitos mexicanos ubicados en la vía pública sustituyeron el vaso de unicel por hoja de maíz en la venta de esquites, con lo que ha reducido la cantidad de basura que producían anteriormente.

“Hay que contribuir, porque, imagínense nosotros cómo estamos y viendo ahorita, imagínense después nuestros hijos o nuestros nietos, es mejor contribuir con el pueblo a tirar menos basura”, declaró la vendedora Sandra Pavón Villegas a la Coordinación de Radio, Cine y Televisión de Tlaxcala.

Asimismo, María Eulalia Bonilla, comerciante, señaló que ellas promueven estas prácticas entre sus clientes.

“Sigo invitando a mi gente que no rechacen la hoja, después de todo se ve bonito y pues evitamos mucha contaminación”, apuntó.

El unicel es uno de los materiales más contaminantes del planeta, ya que no se degrada. Se elabora con perlas de poliestireno que se expande con pentano y se moldea en diferentes formas.

Las asociaciones Nacional de Industrias del Plástico y Nacional de la Industria Química estiman que el consumo de unicel en México es de 125 mil toneladas anuales.

Al respecto, consumidores celebraron la iniciativa de los comerciantes de este municipio.

“Yo siento que es una alternativa muy sustentable para mejorar lo del calentamiento global y toda la problemática de la contaminación”, comentó Mayra Guillarza, consumidora.