El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray Caso, afirmó que México tiene una política migratoria soberana, en la que la prioridad es la contención, protección y buen trato a las personas en esta condición.

Rechazó que exista una cuota de refugiados en México y sostuvo que ante las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en redes sociales, México ha optado por la serenidad y poner las cosas en perspectiva, pues “no hacemos negociaciones comerciales ni diplomacia a través de Twitter”.

En entrevista en Despierta con Loret, expuso que la posición del presidente norteamericano deben ser puestas en un contexto de una competencia electoral muy intensa en ese país, donde habrá elecciones en tres semanas.

Destacó que el gobierno mexicano ha estado en contacto con los integrantes de la caravana de hondureños que pretende llegar a territorio mexicano para continuar con su destino a Estados Unidos.

La prioridad es la protección de las personas, particularmente de los grupos más vulnerables en esta caravana que se ha congregado en la frontera con México, en la zona de Tucumán, Guatemala, del otro lado de Ciudad Hidalgo, Chiapas.

Refirió que entre los casi cuatro mil migrantes hay niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, por lo que la prioridad, por mandato constitucional y por convicción, es la protección de las personas y un trato digno de sus derechos humanos.

El canciller aseguró que se tiene comunicación cercana con los integrantes de la caravana hondureña en su tránsito por Guatemala, pues a través de la embajada y consulados en ese país y en Tucumán y en Quetzaltenango, se les han expuesto las opciones para entrar a territorio mexicano y será decisión de ellos.

Señaló que quienes tengan documentos como pasaporte o visa, que son la minoría, entrarán a México de manera inmediata, mientras que quienes opten por solicitar refugio al gobierno mexicano, el trámite se realiza de manera individual, con un procedimiento establecido en la ley basado en reconocer que quien lo solicita está en una situación de vulnerabilidad en su país de origen.

Para ello, dijo, se pidió el apoyo internacional, a través de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a fin de asegurar que las solicitudes de refugio se tramiten de manera transparente y no dependan del gobierno mexicano.

Aunado a esto, apuntó, se debe asegurar una mayor capacidad de procesamiento, porque también se tiene un reto logístico importante dado que se van a presentar de manera simultánea un número grande de solicitudes de refugio.

Videgaray Caso dijo que la responsabilidad de todas las acciones de gobierno, incluidas las decisiones de materia migratoria, frente al reto que implica la caravana, las toma la admnistración del presidente Enrique Peña Nieto, hasta su último día de gobierno.

Sostuvo que aunque el gobierno federal mantiene comunicación cercana y frecuente con el equipo de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, las decisiones hasta el 30 de noviembre las toma Peña Nieto.

“Hay que poner las declaraciones que se hacen en contexto y nosotros tomamos nuestras decisiones apegados a principios y convicción como nación”, puntualizó.