La Audiencia Nacional, órgano jurisdiccional de España, empezó a otorgar permisos de residencia por razones humanitarias a los ciudadanos venezolanos que no cumplen con los requisitos habituales del derecho al asilo, como sufrir persecución por razones políticas en su país.

La instancia jurídica empezó a considerar que la situación de emergencia que atraviesa Venezuela sí puede justificar que España como Estado proteja a sus ciudadanos por razones humanitarias, informó el diario El País.

Varias sentencias dictadas desde junio establecen que la dificultad para acceder a comida, medicamentos o vivienda en Venezuela abre las puertas a conceder la residencia a solicitantes de asilo porque obligarles a volver pondría en riesgo su vida.

Los jueces tienen en cuenta los últimos informes internacionales, como el Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que versa sobre las violaciones de derechos humanos ocurridas en 2017, y que alertan sobre la situación del país.

También tuvieron en cuenta las recomendaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), que solicitó a los gobiernos que adopten “respuestas pragmáticas de protección” para los migrantes venezolanos que garanticen su residencia legal, su acceso a derechos básicos como la salud y educación y la no devolución a Venezuela.

Venezuela atraviesa una crisis humanitaria sin precedentes, con miles de personas  tratando de salir del país sudamericano, hundido en una debacle económica, aunado a una fuerte represión contra las voces opositoras.

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha acusado a Estados Unidos y a Colombia de ser los responsables tras la crisis en el país, mientras la comunidad internacional ha condenado al régimen bolivariano.