El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, informó a diputados que, entre agosto de 2015 y lo que va de este año, se han iniciado dos mil 231 averiguaciones previas por el delito de feminicidio, de las cuales 517 han derivado en sentencias.

En una comparecencia de cerca de seis horas ante diputados con motivo del análisis del Sexto Informe de Gobierno del Ejecutivo federal, expuso que de las 517 sentencias emitidas por feminicidio el 90 por ciento han sido condenatorias.

Ante comisiones unidas de Gobernación y Población, de Seguridad Pública, de Asuntos Migratorios, y de Protección Civil y Prevención de Desastres, explicó que actualmente el delito de feminicidio figura en todos los Códigos Penales del país y se le da el mismo tratamiento y tiene el mismo protocolo.

Precisó que durante la actual administración federal se recibieron 45 solicitudes de alerta de violencia de género contra las mujeres, de las cuales resultaron 30 procesos de alerta.

“(De esos 30 procesos) se han declarado alertas de género en 15 entidades federativas, siete se encuentran en proceso de cumplimiento y ocho han sido dictaminadas como no declaradas”, detalló.

Indicó que el 93 por ciento de las denuncias por lesiones y violencia contra la mujer, física o psicológica, corresponde a violencia intrafamiliar.

Los casos de violencia intrafamiliar, frecuentemente, “no llegan a sentencia condenatoria, porque se admite el perdón y porque muchas veces quien ejerce la violencia es el proveedor alimentario. Ese es un tema pendiente que tenemos que atender”, reconoció.

Navarrete Prida señaló que la actual administración construyó 30 centros de justicia para las mujeres, “casi la totalidad de los 40 centros que están en operación el día de hoy”.

La política nacional de igualdad de género del Gobierno Federal “ha permitido avanzar en el ejercicio de los derechos de las mujeres, particularmente su derecho a vivir una vida libre de violencia”, sostuvo.

También recordó a los diputados que han pasado 10 años sin definir qué tipo de modelo policial se requiere en los estados y los municipios, si mando único o mixto, y ello “genera debilidad institucional”.

Tampoco se ha legislado en torno las labores de seguridad que realiza el Ejército; este tipo de indefiniciones “generan vulnerabilidad en todos: en las Fuerzas Armadas por su tarea, en los civiles que están en la calle sufriendo el embate de la delincuencia, y en las fuerza de seguridad”, abundó.

En tanto el priísta René Juárez llamó a entender el mensaje que han dado el presidente Enrique Peña Nieto y el presidente electo Andrés Manuel López Obrador en este proceso de transición madura, responsable y civilizada.

“Y también el hecho de que en un país democrático pudimos llevar a cabo un proceso de elección de un nuevo jefe del Ejecutivo en paz y en armonía”, subrayó.

Recordó que el PRI, en su tiempo, reconoció la victoria contundente de Andrés Manuel López Obrador, porque es de enorme convicción democrática. “Deseamos que al próximo gobierno le vaya muy bien, porque eso implicará que le vaya bien a México”, concluyó.