Una película animada llena de acción y diversión para los niños es “Lino, una aventura con siete vidas” que el 9 de noviembre se estrenará en salas de cine nacionales.

Rafael Ribas es el productor y guionista de la historia cuyo mensaje es fundamental para el desarrollo de los pequeños: la confianza y la seguridad en ellos mismos.

El filme cuenta con las voces de la actores y presentadores de televisión peruana Fiorella Rodríguez y Adolfo Aguilar y tiene una duración de 94 minutos.

La historia comienza con “Lino” un joven que desde muy pequeño ha sentido que su vida es miserable y no es capaz de realizar nada bien.

El protagonista trabaja como animador en fiestas infantiles disfrazado con una botarga de gato, su empleo requiere que sea una persona alegre, pero eso no es posible porque ve su existencia de manera negativa.

Vestido con botarga recibe burlas por parte de los niños, no es afortunado en el amor y está endeudado, tanto que se queda sin lugar donde vivir. Cansado de lo que él piensa es mala suerte decide consultar a un brujo.

Cuando llega con “El brujo” le pide que lo ayude a cambiar totalmente su vida y le expresa lo infeliz que se siente. Él le dice que debe realizar un ritual y tomarse una posición para que su vida dé un giro.

El chico decide seguir las extrañas indicaciones de “El brujo”, pero algo muy raro sucede, la magia funciona y lo ha cambiado, deja de ser humano y se convierte en un enorme gato, como su botarga.

Es tiempo de que “Lino” comience a vivir la aventura de su vida pero ahora como gato. Todo parece perfecto pero se le inculpa un crimen que no cometió, así que regresa con “El brujo” para que lo ayude a ser humano de nuevo.

Una serie de dificultades divertidas afrontan los personales a lo largo de la historia, hasta que “Lino” comienza a quererse y a confiar en sí mismo, con lo que modifica su realidad.