Calificada por la crítica más severa y rigurosa como una de las compañías teatrales más importantes de Europa, el Ballet del Teatro Nacional de Eslovenia Maribor anunció hoy aquí su participación en el XLVI Festival Internacional Cervantino con dos piezas.

Una de ellas es “La consagración de la primavera”, en húmeda versión, porque llueve sobre el escenario y los bailarines bailan y patinan en el piso.

De acuerdo con Georgio Ursini, agente promotor de la compañía, grandes coreógrafos del mundo en el último siglo han montado en algún momento de su carrera su particular versión de “La consagración de la primavera” (estrenada en 1913 en París), obra del ruso Igor Stravinski que incluye ballet y pieza orquestal. 

Sin embargo, aseveró, “todas son distintas entre sí, por ser una obra dúctil y amablemente se deja manipular”.

Explicó que hace un siglo, en su estreno mundial, el público se escandalizó por ser algo muy distinto a lo visto hasta ese momento.

Con el correr de los años se ha replicado en casi todo el mundo y en esta ocasión el Ballet del Teatro Nacional de Eslovenia Maribor presentará el viernes y sábado a las 20:00 horas en el Auditorio del Estado una coreografía que introduce el elemento agua “como un símbolo del inicio de la vida”.

Hace un año se estrenó esa versión en San Petersburgo. Ursini recordó que el público que agotó las localidades llegó al teatro llevando un mohín de disgusto que al salir se convirtió en sonrisa.

“En el teatro reinó la paz porque los asistentes poco a poco fueron comprendiendo y aceptando el espectáculo”. Con ese antecedente llega al FIC el Ballet de Maribor, agrupación líder en su género pues hace balance entre música clásica, neoclásica y contemporánea y así, en la escena dancística, figura entre los más grandes de Europa.

A eso contribuyen las producciones del coreógrafo y director artístico, siempre  notables por sus fuertes diseños. El talento creativo incluye a Giovanni Batista Pergolesi (música), Edward Clug (coreografía), Jordi Roig (vestuario y escenografía) y Tomaž Premzl (iluminación).

El Ballet del Teatro Nacional de Eslovenia Maribor reinventa en esa puesta en escena otra pieza fundamental: “Stabat Mater”, de Giovanni Batista Pergolesi.

El "show" se presentará el viernes 19 y sábado 20 a las 20:00 horas, en el Auditorio del Estado, bajo la dirección de Edward Clug y un vestuario minimalista de Leo Kulaš; las mejillas bien rosadas y las largas trenzas de las bailarinas, reflejan la Rusia pagana de aquellos años.

Por otro lado, Georgio Ursini destacó que en la obra de Pergolesi, “Stabat Mater” se toca un pasaje en el que aparecen María y Jesús. Es un tema religioso, aunque el coreógrafo puso mucho de su sentido del humor y personalidad al montar la pieza.

En la obra se observa una representación del sufrimiento de Santa María en la crucifixión de su hijo Jesucristo. La composición refleja la experiencia personal del autor y su actitud hacia este episodio bíblico.