En reconocimiento a su trayectoria de 41 años en teatro, cine, televisión, radio y la docencia, la actriz de número de la Compañía Nacional de Teatro desde 2008 Julieta Egurrola, recibió la noche de este miércoles el máximo galardón, la Medalla Bellas Artes de manos de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y de la directora del Palacio de Bellas, Lidia Camacho.

La histrión agradeció el detalle, también a sus hijos Pedro de Tavira Egurrola y Natalia Beristain Egurrola, quienes le brindaron profundas palabras, así como a los testigos del reconocimiento, los actores Arturo Beristaín, Daniel Giménez Cacho y Enrique Singer, este último moderador del encuentro en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de las Bellas Artes la noche de este miércoles.

Luego de la charla en la que se evocaron los momentos álgidos de la carrera de la actriz en palabras de sus invitados, la titular de Cultura, María Cristina García Cepeda le entregó la medalla y el público asistente, entre ellos Hector Bonilla y el secretario general de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), Jesús Ochoa, ofrecieron una larga ovación de pie a la actriz de películas como "Profundo Carmesí" y "En el país de no pasa nada".

Julieta Egurrola, egresada de la primera generación del Centro Universitario de Teatro (CUT) de la Universidad Nacional Autónoma de México y que lleva en su haber 50 puestas en escena en diversos géneros, destacó que “este premio es algo que se da por sí solo, es como el dicho -lo que se cosecha es lo que se siembra, aunque debo reconocer que me da pena recibir galardones, porque me sobrepasa, pero agradezco a Bellas Artes y a mis familiares y amigos”.

Puntualizó que aunque Enrique Singer haya dicho que fue una terapia familiar, “la verdad es que es la primera vez que nos reunimos mis hijos y yo en una plática y oírlos decir su sentir respecto a mi, pero bueno también estoy agradecida con todos por este homenaje en vida a mis 65 años de edad y lo que sigue es estar en la Compañía Nacional de Teatro y quizá más adelante hacer una obra que hable de México”.

La reconocida actriz, quien ha recibido premios como el Xavier Villaurrutia por la obra “In memoriam”, el Yolanda Guillaumin por “Cenizas”; el Sílvia Pinal por “Tiro de dados” y el María Teresa Montoya por “Querida Lulú", compartió el vino de honor en la terraza del Palacio de Bellas Artes con los amigos actores y actrices que se dieron cita, así como con sus hijos y las autoridades de Bellas Artes.