La presidenta de la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual de la Cámara de Diputados, Reyna Celeste Ascencio Ortega, afirmó que su labor se enfocará en garantizar congruencia entre las leyes y la realidad que viven los jóvenes y la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI).

Durante la instalación de la Comisión, la legisladora de Morena subrayó que se registra un hecho histórico en el parlamento mexicano, al incluir a un sector que por años fue olvidado.

Mientras la diputada sin partido Ana Lucía Riojas Martínez mencionó que, aunque deben celebrarse los primeros síntomas de inclusión en el Poder Legislativo, se debe seguir pugnando por un espacio exclusivo para los trabajos a favor de las personas de la comunidad LGBTTTI.

En tanto, la legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Frida Alejandra Esparza Márquez, dijo que hay que luchar para que no se restrinjan los derechos a partir de una preferencia sexual.

Por su parte la diputada María Alemán Muñoz Castillo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se comprometió a contribuir en una agenda que contemple a la juventud y la comunidad LGBTTTI y se cierre la brecha entre lo legal y lo real.

Por el Partido Acción Nacional (PAN), el diputado Oscar Daniel Martínez Terrazas expresó su preocupación sobre las causas que han provocado que la educación de los jóvenes se encuentre en riesgo, por lo que enfatizó que tiene la tarea de que los gobernantes garanticen el pleno respeto de los derechos de este sector.

En su turno, el diputado Edgar Guzmán Valdez, de Morena, manifestó que la juventud debe ser reconocida por su talento, para ello se requiere de una agenda transversal que incremente recurso para la educación y programas para el primer empleo, ya que siete de cada 10 jóvenes logran emplearse de una manera informal, además se impulsará la cultura y el deporte para la pacificación de la sociedad.

Por su parte representantes de la sociedad civil solicitaron a los diputados que en el presupuesto se etiqueten recursos para la diversidad sexual, para el combate al embarazo adolescente, la educación y empleo para jóvenes.

Argumentaron que estos sectores por mucho tiempo han sido vulnerados en sus derechos por la falta de políticas públicas con una visión progresista.

También expusieron que existen cerca de 12 mil adolescentes embarazadas, de entre nueve y 14 años, y cerca de la mitad de los jóvenes viven en pobreza, de ellos el 9.7 por ciento en pobreza extrema, lo cual repercute en temas de seguridad, educación y bienestar.