Hay alta probabilidad de que próximo gobierno deje estímulo a gasolinas

La economista en jefe de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, señaló que existe una altísima probabilidad de que la siguiente administración mantenga el estímulo a las gasolinas, a pesar de que...

La economista en jefe de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, señaló que existe una altísima probabilidad de que la siguiente administración mantenga el estímulo a las gasolinas, a pesar de que representa 0.58 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Y es que, advirtió, el retiro del estímulo fiscal a las gasolinas llevaría a la inflación general por encima del 6.0 por ciento al iniciar 2019, lo que originaría una respuesta monetaria del Banco de México (Banxico) más agresiva a lo esperado.

“Si no se llega a renovar el estímulo fiscal, en enero se daría un nuevo gasolinazo, con un alza de alrededor de 10 por ciento o de aproximadamente dos pesos, esto obligaría al Banxico a subir la tasa de interés en 25 o 50 puntos base el primer trimestre para bajar la inflación”, explicó.

Al presentar ante medios de comunicación las expectativas económicas del banco, indicó que el incremento propuesto por el próximo gobierno, de 14 por ciento al salario mínimo, también podría ser otro elemento de presión sobre la inflación general, que incidirá sobre las futuras decisiones de política monetaria del banco central.

Así, la expiración del estímulo fiscal a las gasolinas, el alza del salario mínimo y de materializarse un aumento del tipo de cambio hasta niveles de 19.30 pesos por dólar, serían determinantes para que el Banxico llegara a actuar de forma más agresiva, con una tasa de referencia que podría llegar a un nivel de 10 por ciento.

“Viendo la afectación que tendría sobre la inflación el retiro del estímulo y en el poder adquisitivo de la población, existe una altísima probabilidad de que lo dejen, a pesar de que representa 0.58 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”, afirmó.

La especialista refirió que tomando en cuenta el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a la gasolina de alto y bajo octanaje, así como al diésel durante los últimos 12 meses, el estímulo fiscal estimado ha costado al actual gobierno federal en ese periodo cerca de 133 mil 80 millones de pesos.

Esta cifra, estimó, representa 2.52 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del 2018 y 0.58 por ciento del PIB.

En materia de crecimiento, Siller Pagaza señaló que el año próximo el crecimiento de la economía mexicana será menor al promedio del año en curso de alrededor de 2.0 por ciento, aunque la expansión esperada de 1.8 por ciento puede también llegar a ser mayor.

Lo anterior, de presentar el país condiciones para un incremento superior de la confianza del consumidor con el inicio de la nueva administración o de la Inversión Extranjera Directa (IED) en relación con el nuevo acuerdo trilateral convenido.

En este contexto, apuntó que el PIB de México podría tener un avance de hasta 2.3 por ciento; en tanto que el consumo interno ligaría un alza en términos anuales de 3.0 por ciento.

También afirmó que bajo un escenario sin riesgos negativos a causa del contexto exterior e interno, la inflación general concluiría el próximo año en un nivel de 3.8 por ciento, es decir, dentro del objetivo neto del Banxico.

En tanto, al cumplirse el pronóstico de la inflación general, el banco central entonces estará en la posibilidad de recortar la tasa de fondeo hacia el término del segundo trimestre del año o en la segunda mitad del 2018.

En materia de tipo de cambio, también retrocedería hasta un nivel cercano o por debajo de 18.00 pesos por dólar.