Distribuidores de autos piden políticas públicas que dinamicen sector

Aunado al precio de las gasolinas, las ventas de vehículos en el país estarán atadas al crecimiento macroeconómico, la estabilidad y la economía del consumidor, por lo que los distribuidores pidieron...

Aunado al precio de las gasolinas, las ventas de vehículos en el país estarán atadas al crecimiento macroeconómico, la estabilidad y la economía del consumidor, por lo que los distribuidores pidieron políticas públicas alineadas al crecimiento del mercado.

“Si no, las plantas automotrices se pueden ir del país y los distribuidores pueden empezar a cerrar sus empresas”, advirtió el presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda), Guillermo Prieto Treviño, quien lamentó la cancelación de la asistencia del negociador en jefe del TLCAN del nuevo gobierno, Jesús Seade, al Foro Automotor 2018.

Y es que la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda) adelantó que, después de un cierre de 2018 previsto con una caída en ventas del cinco por ciento en relación con 2017, por lo menos en los siguientes tres años no se podrá rebasar la venta de un millón 500 mil unidades anuales.

Prieto Treviño aseguró que el crecimiento en las ventas automotrices depende de la certidumbre en las inversiones; la estabilidad macroeconómica y que la población tenga suficientes recursos.

Pero si estas condicionantes básicas desaparecen “la gente no saldrá a comprar coches”, y refirió el caso de Brasil, que en un año cerró más de mil 500 agencias, por políticas económicas en desacuerdo a las condiciones de la economía.

Entrevistado a en el marco del Foro Automotor 2018, que organiza la Amda, dijo que frente a un nuevo gobierno permea la incertidumbre no solo en las inversiones, como en el tema de la construcción del nuevo aeropuerto, sino que también en la estabilidad del ingreso, ante la reducción de salarios y empleo en el sector público.

Todos estos, dijo, serán impactos para el sector porque la gente dejará de comprar vehículos nuevos; entonces “el llamado es clarísimo a mantener la estabilidad macroeconómica, fomentar el crecimiento, dar certidumbre a las inversiones, establecer el Estado de Derecho y que el acceso al crédito sea en buenas condiciones".

Recordó que el sector automotriz genera dos millones de empleos, representa 3.0 por ciento del Producto Interno Bruto, es el mayor exportador de divisas, con una balanza comercial superavitaria con cerca de 70 mil millones de dólares.

“Si el gobierno no se da cuenta que esta es una industria que le genera y un motor de crecimiento y desarrollo, vamos a meternos en un grave problema”, consideró Treviño.