Autonomía en instituciones fortalece avance en democracia: Coparmex

En los últimos años, varias instituciones del Estado Mexicano se han transformado en órganos constitucionales o legalmente autónomos, lo que supone que tengan garantizada su solvencia, destacó la...

En los últimos años, varias instituciones del Estado Mexicano se han transformado en órganos constitucionales o legalmente autónomos, lo que supone que tengan garantizada su solvencia, destacó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Dotar de autonomía a las instituciones ha resultado benéfico para el país, dijo, pues garantiza que funciones clave a cargo del sector público, como la política monetaria, la estadística nacional o la organización de las elecciones, no sean influenciados por la coyuntura política ni por grupos de interés.

En un comunicado el organismo detalla que el traslado de facultades que antes dependían en forma primordial del Poder Ejecutivo, hacia entidades autónomas y especializadas, representa un avance en la democracia, que fortalece la división de poderes con base en equilibrios.

Entre algunos ejemplos destaca al INEGI, que recientemente cumplió diez años de gozar autonomía constitucional, así como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), institución de educación superior que garantiza la libertad de cátedra en beneficio de la sociedad, entre otros.

Y es que la autonomía de una institución, detalla la Coparmex, se ve fortalecida o disminuida a partir de la idoneidad de las personas que las encabezan, por ello es fundamental que en los procesos de designación se privilegien las capacidades y trayectoria de quienes se designen.

“Los Partidos Políticos y sus grupos parlamentarios en el Congreso, están llamados a evitar que se mantengan las prácticas de reparto de cuotas en las designaciones que se llevan a cabo, y que pretenden generar sumisiones permanentes de las personas que se eligen”.

Adicionalmente, abundó el organismo patronal, debe fortalecerse el servicio de carrera, garantizando el desarrollo de capacidades, estabilidad y adecuada remuneración de los funcionarios que pertenecen al mismo.

Por otra parte, indicó que también está el desafío de identificar aquellas tareas que, por su relevancia para el Estado y las bondades manifiestas de la autonomía, deberían de gozar de autonomía constitucional o legal, tal es el caso de la Fiscalía General de la República.

Lo anterior, ya que "representa uno de los casos en que, por la gravedad de su mandato y la degradación de la institución que hoy tiene a su cargo la procuración de justicia, debería de ser instituido como una institución autónoma".

En materia financiera, destacó que la conformación de un Consejo Fiscal Independiente, dotado de autonomía legal puede generar certidumbre en funciones asociadas al equilibrio presupuestario, la pertinencia del gasto público, el endeudamiento del gobierno y la construcción de las grandes obras de infraestructura en el país.

De forma similar, una entidad que tenga a su cargo la conducción de la política de Estado en materia de remuneraciones, debería de sustituir con un mandato ampliado y autonomía legal las tareas hoy encomendadas a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

“En Coparmex confiamos que durante el próximo sexenio se fortalecerá la autonomía de las instituciones dotadas de esta calidad, y esperamos se tenga especial cuidado en la pertinencia de las designaciones que se realicen de los titulares de las mismas”.

Por lo que el organismo hizo un llamado para que se transite a la autonomía institucional en aquellas entidades y funciones que la evidencia internacional o doméstica claramente la recomienda.

Ya que fortalecer la democracia, a través del diseño, evaluación y fortalecimiento de las instituciones autónomas, para que cumplan eficazmente su mandato, es una responsabilidad compartida de gobierno, de los partidos y de la sociedad, puntualizó.