Muere otro candidato a las elecciones legislativas en atentado talibán

Otro candidato a las elecciones legislativas del sábado próximo en Afganistán murió hoy en un atentado explosivo de la insurgencia Talibán contra su oficina de campaña en la sureña provincia de...

Otro candidato a las elecciones legislativas del sábado próximo en Afganistán murió hoy en un atentado explosivo de la insurgencia Talibán contra su oficina de campaña en la sureña provincia de Helmand, convirtiéndose en el décimo contendiente en ser asesinado en los últimos dos meses.

“Abdul Jabar Qahraman, quien se estaba preparando para disputar las elecciones del sábado, fue asesinado este miércoles en su oficina de campaña en la ciudad de Lashkar Gah, en Helmand”, confirmó el portavoz del gobierno provincial, Omar Zwak.

En declaraciones a la prensa, Zwak explicó que Qahraman murió a consecuencia de una explosión al interior de su oficina, ocurrida alrededor de las 10:00 horas locales (05:30 GMT), en momentos en que se preparaba para sostener una reunión con sus colaboradores.

“Qahraman murió y otras siete personas resultaron heridas luego de que los explosivos ocultos en su sofá detonaron”, destacó el vocero, según un reporte de la agencia informativa Pajhwok Afghan News (PAN) y la cadena TOLO News.

Zwak dijo que los heridos fueron trasladados a un hospital cercano y que se inició una investigación sobre el incidente, aunque todo apunta a que fue obra de la insurgencia Talibán, que está boicoteando las cruciales elecciones del sábado próximo.

Qahraman es el décimo candidato que es asesinado en los últimos dos meses en atentados explosivos, cuya autoría se ha atribuido el Talibán, mientras que otros dos fueron secuestrados y otros cuatro resultaron heridos en ataques, la mayoría en mítines electorales.

En un comunicado, publicado esta mañana en Internet, el Movimiento Talibán reiteró su llamado a no participar en las elecciones legislativas en las que se elegirán a los 249 miembros del Parlamento, después de que han sido retrasadas por casi tres años.

El remanente Talibán, que gobernó Adganistán entre 1996 y 2001, advirtió a los maestros y estudiantes que no participen en las elecciones parlamentarias y les pidió impedir que las escuelas sean utilizadas como centros de votación.

"Las personas que están tratando de ayudar a llevar a cabo este proceso con éxito brindando seguridad deben ser atacadas y no se debe dejar ninguna piedra para la prevención y llevemos al fracaso las elecciones", indicó el portavoz del Talibán, Zabihullah Mujahid.

El gobierno ordenó el despliegue de 54 mil miembros de las fuerzas de seguridad a los más de cinco mil centros de votación, ante la amenaza del Talibán y el ala del grupo extremista Estado Islámico (EI) en Afganistán de interrumpir el proceso electoral, considerado una prueba para las elecciones presidenciales del próximo año.

La provincia de Helmand, que limita con Pakistán, ha sido durante mucho tiempo uno de los baluartes del Talibán, que ha estado librando una rebelión armada desde que fueron expulsados del poder en 2001 por fuerzas internacionales, dirigidas por Estados Unidos.

El Movimiento Talibán, que proclama el extremismo religioso islámico, llegó al poder en Afganistán en 1996, bajo la imposición de una de las más estrictas interpretaciones de la Sharia (Ley Islámica), que se hizo famosa internacionalmente por el maltrato a las mujeres.

Durante el régimen del Talibán, las afganas se vieron obligadas a usar la burka, una túnica que las cubre de cabeza a pies y sólo tiene una abertura a la altura de los ojos, tenían prohibido trabajar y recibir educación después de los ocho años, salvo para el estudio del Corán.

El régimen fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre de ese año contra las Torres Gemelas, orquestado por el fallecido líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.