Agresivo debate entre demócrata O'Rourke y republicano Cruz por Senado

El representante demócrata Beto O'Rourke y el senador republicano Ted Cruz, candidatos al Senado por Texas, se enfrentaron en un segundo debate esta noche  en un tono más agresivo que el primero, en...

El representante demócrata Beto O'Rourke y el senador republicano Ted Cruz, candidatos al Senado por Texas, se enfrentaron en un segundo debate esta noche  en un tono más agresivo que el primero, en unas disputadas campañas rumbo a la elección legislativa del 6 de noviembre.

O'Rourke inició con un ataque a Cruz, quien busca su reelección, al acusarlo de pagar más de cinco millones de dólares por servicios políticos a Cambridge Analytica, la consultora que accedió a datos privados de 50 millones de usuarios de Facebook en las presidenciales de 2016.

Se trata de “la misma compañía que ayudó a socavar nuestra democracia", dijo O’Rourke, quien actualmente representa en la Cámara de Representantes al distrito federal 16 que abarca el área de El Paso, en el suroeste de Texas y busca derrocar a Cruz para llegar al senado.

O’Rourke también criticó a Cruz por no enfrentar al presidente Donald Trump: "No lo hará, y no lo hará por nosotros", dijo, al afirmar que el republicano está más interesado en su carrera política que en representar a Texas, "Ted Cruz es para Ted Cruz", dijo O'Rourke.

Cruz respondió criticando las posiciones de O'Rourke sobre aborto, seguridad fronteriza y producción de petróleo, que, dijo, están fuera de sintonía con los valores de Texas.

O’Rourke ha sido un "oponente agresivo" de la fracturación hidráulica (fracking) para la extracción de petróleo y gas, dijo Cruz. “Una y otra vez, el congresista O’Rourke se alía con los extremistas liberales a nivel nacional", señaló.

Al ser cuestionado sobre el polémico nombramiento del juez Brett Kavanaugh para la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, O'Rourke afirmó que sólo apoyaría a un juez que respalda "el derecho de una mujer a tomar decisiones que afecten a su propio cuerpo”.

El demócrata precisó su posición al señalar que "en un estado donde puedes ser despedido por ser homosexual, quiero un juez que crea en los derechos civiles".

Cruz respondió, diciendo que O'Rourke tiene una posición "extrema" sobre los derechos al aborto, y es partidario de los abortos tardíos, que sólo el nueve por ciento de los texanos apoya.

“O'Rourke quiere jueces de la Corte Suprema "que estén de acuerdo con sus propias opiniones políticas de izquierda", afirmó Cruz.

O'Rourke reiteró su oposición a la construcción de un muro en la frontera con México al señalar que “ningún muro resolverá las preocupaciones legítimas de seguridad, pero la política inteligente lo hará".

Luego promocionó el trabajo que ha realizado junto al senador republicano de Texas, John Cornyn, para reforzar los Puertos de Entrada al país con más personal a fin de agilizar los cruces legitimos de personas y productos.

Cruz sostuvo que los muros fronterizos ofrecen seguridad y dijo que en El Paso, la ciudad de O'Rourke, “está justo enfrente de (ciudad) Juárez, una de las ciudades más peligrosas del mundo ... allí hay un muro. Una de los muros que necesitamos para protegernos ".

En su primer debate el pasado 21 de septiembre en Dallas, Cruz y O'Rourke confrontando sus opiniones sobre política interna, abordando temas cómo inmigración, comercio, patriotismo y otros.

El debate de este martes, fue realizado a lo largo de una hora en los estudios de la estación de televisión KENS Canal 5 de San Antonio.

Originalmente, los dos candidatos del Senado aceptaron tres debates, pero el segundo debate planeado para el 30 de septiembre se canceló después de que Cruz dijo que tendría que perdérselo para emitir votos durante las audiencias de confirmación del juez Kavanaugh.

Más tarde, Cruz intentó reprogramar el debate, pero no pudo llegar a un acuerdo con O'Rourke en una cita.

Los dos candidatos han recaudado mas fondos para sus campañas que cualquier otra campaña política al Senado de Estados Unidos en toda la historia.

O’Rourke y Cruz combinados han recaudado 96 millones de dólares, superando fácilmente el récord de 77 millones para un escaño en el Senado. Ese récord fue establecido en 2012 por la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts y el republicano Scott Brown.