Para la actriz Lucila Mariscal la actitud ante la vida es la que abre las puertas del trabajo y la vigencia profesional, especialmente para sentirse al ciento por ciento y dar lo mejor en el escenario.

Sin embargo sostuvo que el público no le ha permitido emprender el retiro de los escenarios, razón por la cual aceptó actuar en "Entre ellas ¿Quién es la más perra?, que el 2 de noviembre se estrena en el Teatro Manolo Fábregas, en esta ciudad.

En entrevista en el recinto teatral, Lucila Mariscal no ocultó su dificultad para caminar y desplazarse con soltura.

“Camino libre y con actitud y si pienso en el retiro es sólo para dedicarme al campo, sembrar una hortaliza. Tengo un terreno donde construiré algunas cabañas, donde se desarrolle algún deporte para los que aman las aventuras extremas”, compartió.

Sobre los ahorros que ha hecho en su trayectoria, dijo que no tiene holgura económica. “Sólo tengo ese terreno campestre, hermoso, donde tengo contacto con la naturaleza y necesito desarrollar algo para poder vivir, porque no sólo vivo de alegrías y de hacer reír a la gente”.

Reconoció que su estado de salud no es bueno "pero me he ido recuperando poco a poco, investigando remedios distintos a la medicina alópata, en la herbolaria y otras alternativas".

La actriz subrayó que anímicamente está siempre bien y que tomar la vida con gracia le permite sobrellevar dolores y padecimientos, como la debilidad en piernas y rodillas.

“Quizá por eso no me he retirado, porque la alegría me ayuda a seguir adelante, ver al público gozar con mi personaje de 'Lencha' es fabuloso. Recientemente hice algunas presentaciones en Estados Unidos y hoy vengo a esta gran obra donde estaré con amigas entrañables", señaló.