Una comisión del Congreso de Guatemala decidió hoy mantener la inmunidad al presidente Jimmy Morales y rechazó un antejucio en su contra por el delito de financiamiento electoral ilícto durante la campaña electoral de 2015.

Con la resolución, que deberá ratificar el pleno del Congreso, dominado por el oficialismo y sus aliados, el mandatario no podrá ser investigado como lo solicitó el Ministerio Público (MP) para ponerlo a disposición de los tribunales.

La llamada Comisión Pesquisidora del Congreso, integrada por cinco diputados designados por sorteo, resolvió por unanimidad declarar sin lugar el antejuicio contra Morales por falta de elementos.

El caso fue turnado al Congreso por la Corte Suprema de Justicia, la cual resolvió que había elementos para tramitar el antejuicio presidencial.

Las resoluciones de las comisiones pesquisidoras se presentan al pleno del Congreso, instancia “soberana” que al final decide si acepta a rechaza las recomendaciones de los pesquisidores en un proceso de antejuicio.

El MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), dependiente de Naciones Unidas, pidieron el antejuicio para investigar a Morales por fondos irregulares por más de un millón de dólares de financiamiento anómalo de campaña que el oficialismo recibió sin reportar a la autoridad electoral.

Es el segundo pedido de antejuicio por financiamiento electoral ilícito del cual sale bien librado el presidente Morales, quien en las elecciones generales de 2015 era secretario general del partido FCN-Nación, que lo postuló y llevó al poder.