Pese a la oposición de Estados Unidos, una amplia mayoría de la Asamblea General de Naciones Unidas votó hoy por expandir el próximo año los derechos y las prerrogativas de Palestina, lo que significó un apoyo para que presida el Grupo de los 77 (G77) formado por países en desarrollo.

La iniciativa fue apoyada por 146 naciones, mientras que 15 se abstuvieron y otras 29 decidieron no ejercer su derecho al voto. Estados Unidos, Australia e Israel votaron en contra.

Presentada por Egipto, la resolución permite a Palestina operar de manera procesal como un Estado miembro de la ONU cuando actúe a nombre del G77 más China, lo que implica emitir declaraciones a nombre de estas naciones.

La decisión ocurre luego de que en 2012, la Asamblea General reconociera como Estado observador a Palestina, después de que el Consejo de Seguridad rechazara otorgar a esta nación todos los derechos de un Estado miembro de la ONU.

El reconocimiento de 2012 ha permitido a Palestina participar en algunas votaciones de la Asamblea General y unirse a ciertos organismos internacionales. Sin embargo, Palestina no tiene derecho a la palabra en foros de la ONU, sino hasta después de que los Estados miembros participen.

La representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, emitió un comunicado en el que reiteró que no considera que Palestina sea elegible como Estado miembro de Naciones Unidas, y reprobó que presida el G77.

“El error de la ONU de hoy socava las perspectivas de paz al alentar la ilusión de algunos líderes palestinos de que pueden avanzar en sus objetivos sin negociaciones directas de paz. De hecho, la votación de hoy no ayuda en nada al pueblo palestino”, declaró Haley.