Aunque en el mundo existe un retroceso en la meta de hambre cero fijada para el 2030, en México existen avances, dijeron participantes de la ceremonia para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación.

“Hubo un incremento en la carencia de alimentación entre 2008 y 2010 y entre 2014 y 2016 la carencia de alimentación ha bajado”, dijo el secretario del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández.

En el marco de la ceremonia en México para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación, Hernández indicó que esa mejora ocurrió “en buena parte porque el ingreso real de las personas mejoró”.

En el acto organizado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el subsecretario mexicano de Desarrollo Social, Francisco García indicó que incidieron además los programas como la cruzada contra el hambre.

Por su parte, el vicanciller Miguel Ruíz Cabañas, reafirmó el compromiso de México, con el cumplimiento de la meta de erradicar el hambre,

“Tenemos que bajar la Agenda 2030 de los organismos internacionales y el gobierno federal a los gobiernos estatales y municipales, para hacer que participen en su implementación”, afirmó Ruiz Cabañas.

“Tenemos una nación que tiene instituciones que se están dedicando a combatir el hambre y lo están haciendo con eficiencia”, dijo remarcó García.

Apuntó que la red de abasto popular Liconsa presente con 27 mil tiendas en todo el país ofrece la canasta básica a un precio 22 por ciento más bajo que los supermercados y además en 600 municipios se consigue la leche a un peso el litro.

En cinco mil 500 comedores comunitarios “servimos 1.2 millones de comidas calientes”, indicó García sobre los programas enfocados en combatir el hambre.

“Sí la política social sigue caminando en esta ruta de construir, de generar participación, México tiene todas las condiciones para que en los siguientes 12 años podamos vencer el flagelo del hambre y podamos cumplir con la agenda 2030”, comentó.

En el acto, el representante de la FAO en México, Crispim Moreira, alertó que en el mundo se ha incrementado el hambre, con unos 820 millones de personas que padecieron el flagelo el año pasado.

Erradicar el hambre en 2030 es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, fijados por Naciones Unidas hace tres años.

EL cambio climático, conflictos locales y la desaceleración económica fueron factores que hicieron retroceder el objetivo.

Los participantes en el acto de la FAO dijeron que el mundo enfrenta la paradoja de padecer hambre pero por otro lado existe un incremento en la obesidad, mientras que el 30 por ciento de los alimentos se desperdicia.

Por ello, llamaron a una acción conjunta con la participación de todos los sectores de la sociedad para impulsar acciones destinadas a cumplir con la meta de hambre cero.

“La solución está en cada uno de nosotros, lo que necesitamos es evolucionar hacia ser ciudadanos y consumidores conscientes”, dijo el chef Alfredo Oropeza, quien participa en una campaña de la FAO.