La opereta “Harriet, retrato de libertad”, obra de la mexicana Hilda Paredes coproducida por la compañía Muziektheater Transparant y el Festival Internacional Cervantino (FIC) para el proyecto OM21 (Ópera Mexicana del Siglo XXI), se presentará mañana miércoles, a las 18:00 horas, en el Teatro Principal.

Mujer, actriz, creadora y ante todo mexicana, Paredes informó que esas características le han granjeado la capacidad creativa y el coraje necesario para dar vida a diversas obras que tocan temas como derechos humanos, migración, respeto a las mujeres y libertad, y de esa forma, otorga un carácter universal y humano a cada proyecto en que se involucra.

Durante una conferencia de prensa previa al estreno, Paredes recordó que las croniquillas dicen que luego de mil peripecias y vicisitudes, la esclava afroamericana Harriet Tubman (1822-1913) se fugó de la plantación y volvió en repetidas ocasiones para ayudar a cerca de 700 de sus compañeros y compañeras a escapar y así alcanzar el sueño de la libertad.

Bajo la dirección del ceilanés Manoj Kamps, la puesta teatral se compone de cuatro actos, con dos voces, percusión, violín y guitarra electrónica. De acuerdo con la programación, se presentará mañana miércoles a las 18:00 horas, en el Teatro Principal; en la mezzanine del recinto, la compositora dará una charla introductoria media hora antes de la función.

Hilda Paredes reiteró que la opereta es un retrato vivo de la vida de Harriet Tubman, una luchadora contra el sometimiento de los afroamericanos cautivos en Estados Unidos, que narra cómo después de sufrir fuertes golpes en la cabeza, huyo siguiendo una serie de visiones religiosas que le mostraban el camino. Luego regresó para rescatar a su familia.

Un conteo aproximado refiere que salvó a cerca de 700 personas con la ayuda de la red clandestina conocida como “Ferrocarril subterráneo”, nombrado así por el hecho de que sus miembros utilizaban términos ferroviarios de modo metafórico para referirse a sus actividades, así como mensajes codificados en la música, que sólo ellos podían entender.

La coproducción de esta ópera de cámara fue concretada por artistas de Bélgica, Puerto Rico y México, y está escrita para percusión, guitarra, violín, medios electrónicos y dos voces, donde Harriet cuenta su propia historia a Alice, su amada y muy joven protegida; le habla de su infancia en la esclavitud y del movimiento abolicionista llamado Underground Railroad.

La ópera está llena de frases atribuidas a Harriet Tubman, cuenta también a cerca de las batallas que lideró durante la Guerra Civil, e incluye su mensaje al Presidente Abraham Lincoln en el que deja ver la esperanza que tiene en que algún día se logre abolir la esclavitud de manera definitiva en todo el mundo, explicó más adelante Hilda Paredes.

El libreto estuvo a cargo del neerlandés Lex Bohlmeijer y de la puertorriqueña Mayra Santos-Febres. En el montaje, la voz de Claron McFadden da vida al personaje central, quien habla con su joven protegida Alice, interpretada por la soprano Naomi Beeldens. El epílogo de la trama es un mensaje de esperanza en la lucha contra la esclavitud.

El talento que da forma a “Harriet, retrato de libertad”, está distribuido de la siguiente manera: Hilda Paredes (música), Manoj Kamps (director concertador), Jean Lacornerie (director de escena), Miwa Matreyek (video y escenografía), Peter Quasters (diseño de luces) y Lieve Pynoo (vestuario), además de Claron McFadden y Naomi Beeldens (cantantes).