El actual gobierno de Italia ha legitimado el racismo y los episodios de discriminación se multiplican en el país, sin que haya una reacción determinada por parte de las instituciones, denunció hoy la excomisaria europea Emma Bonino.

En una conferenia en la sede de la prensa extranjera en Roma, Bonino señaló que el reciente decreto de seguridad del Ejecutivo de coalición de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) ha sido acompañado “por un clima social y un vocabulario que ha legitimado tabúes racistas que no se veían en Italia desde hace mucho tiempo”.

“Son frases racistas legitimadas incluso por las instituciones”, señaló la también excanciller italiana y líder de la lista electoral +Europa.

Anunció que el Partido Radical al que pertenece prepara un expediente que hará público próximamente, en el cual se documentan las agresiones de tipo racista sucedidas recientemente en el país.

“Es una lista impresionante, si cada episodio se toma individualmente hay quien incluso tiende a disminuirlos, pero vistos globalmente estos episodios representan un elemento preocupante ante al que hay que reaccionar de modo determinado, lo que hasta ahora no sucede”, declaró.

Asimismo, dijo que ahora que ha regresado al Parlamento luego de cinco años de ausencia, ha visto “un clima de estadio y quien prueba a decir algo o alzar el dedo es sumergido de insultos, amplificados por las redes sociales”.

Bonino también criticó el presupuesto aprobado por el gobierno, que prevé aumentar el déficit público al 2.4 por ciento para cumplir con las promesas electorales hechas por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga.

“Si la disminución de la edad de la jubilación produjera empleo para los jóvenes o si la deuda pública produjera desarrollo, Italia sería el país de la jauja”, ironizó.

Por su parte, el parlamentario Bendetto della Vedova, miembro de la lista +Europa, opinó que la renta de ciudadanía prometida por el Movimiento 5 Estrellas es un instrumento puramente asitencial que no tendrá como efecto la reactivación de la economía o la creación de puestos de trabajo.

“El problema no es la renta, el problema es la creación de empleo”, subrayó.