– En el país sólo 30 por ciento de los mexicanos tiene el hábito de ahorrar, lo que coloca al resto de la población en un estado de vulnerabilidad, pues ante situaciones adversas podrían verse en una crisis financiera, afirmó el grupo internacional en el mercado del ahorro a largo plazo, Old Mutual.

Mediante un comunicado, la firma mencionó que la vida de cualquier persona se puede desestabilizar al momento de atravesar algún imprevisto, pero tener una buena cultura financiera puede marcar la diferencia.

En ese sentido, y con el objetivo de resaltar la importancia que representa dicha práctica para el desarrollo de las personas, desde hace 94 años se conmemora el 31 de octubre el “Día Mundial del Ahorro”, fecha referente para fomentar la acción de guardar un bien en previsión de algún evento a futuro.

El especialista en Planeación Financiera y director comercial de Old Mutual, Guillermo Seañez, explicó que el ahorro es un incentivo suficiente para superar la “mala racha” por la que atraviese una persona, siempre y cuando tenga una suma de dinero considerable y que la inflación no haya creado devaluación en el bien, con lo que la inversión puede ser la clave para asegurar rendimientos.

Agregó que invertir significa destinar dinero con el objetivo de hacerlo crecer a través de instrumentos financieros capaces de incrementar su valor, como acciones, bienes, fondos de inversión de renta variable y deuda, o bien, portafolios de inversión.

Ante ello, Seañez consideró óptimo lograr un equilibrio entre ambos conceptos, ahorro e inversión, porque mientras más se ahorre, más dinero adicional se puede invertir, lo que generará obtener ganancias adicionales.

“Aunque para muchos suene complicado, es más sencillo de lo que se piensa. El primer paso y el más importante, es informarse acerca de las opciones disponibles en el mercado que se ajusten a las necesidades, metas, e incluso, personalidad de cada individuo”, refirió el directivo.

Old Mutual subrayó que si el dinero disponible será empleado en dos años, es mejor ahorrarlo; si la idea es usarlo después de tres años, se recomienda invertirlo; pero si el periodo ronda entre los cinco y 10 años, la fórmula a considerar sería combinar el ahorro con la inversión.