Cientos de hondureños, entre ellos niños y mujeres, ingresaron hoy a pie en Guatemala como parte de una caravana que pretende llegar a Estados Unidos.

Los hondureños, que salieron el sábado temprano de San Pedro Sula, Tegucigalpa y otros puntos del país, ingresaron por la frontera de Agua Caliente, oriental departamento guatemalteco de Chiquimula, frontera con Honduras.

La caravana de al menos un millar de hondureños pasó sin incidentes el puesto fronterizo, vigilado por un contingente de la policía guatemalteca, según autoridades de la corporación de seguridad.

La vocera de la Dirección General de Migración, Alejandra Mena, dijo que se permitió el ingreso de los hondureños, que no necesitan visa en Guatemala, pero no precisó si presentaron documentos de viaje.

La caravana, en la que figuran familias con niños, algunos en carreolas, según imágenes de la televisión de Chiquimula, se internó en el municipio de Esquipulas, Chiquimula, donde pernoctará.

Los hondureños son asistidos en Esquipulas con alimentos y agua que les brindan organizaciones religiosas, vecinos del lugar y activistas de derechos humanos.

Un vocero de la Cruz Roja Guatemalteca indicó que habían atendido a más de cincuenta personas, en su mayoría niños, por casos de insolación, deshidratación y agotamiento. El grupo prevé continuar su recorrido a pie el martes temprano.

Miembros de la caravana aseguraron a emisoras locales que salieron de Honduras orillados por la pobreza, el desempleo y el acoso de las maras.

Coincidieron en que esperan cumplir el largo trayecto y alcanzar su objetivo de llegar a Estados Unidos, en busca de oportunidades y mejores condiciones de vida.

La cancillería de Guatemala dijo que conocía la movilización de “una caravana de hermanos hondureños” en un viaje que tiene como destino Estados Unidos.

Puntualizó que el gobierno de Guatemala “respeta el derecho humano de toda persona a migrar”, sin embargo, instó a que la migración “se realice de forma segura, ordenada y (de manera) regular.

"En observancia del principio del interés superior del niño”, llamó a “no exponer a niñas, niños y adolescentes a los peligros que se deben enfrentar en la ruta migratoria”.