La participación de las empresas productivas del Estado como Petróleos Mexicanos (Pemex) o la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el mercado accionario apoyaría el crecimiento económico del país, aseguró el presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB), José Méndez Fabre.

“Estamos convencidos de que lo que tiene que ocurrir en México es que se utilice más capital no tanto deuda, sin duda, hemos atendido bien los temas de deuda, pero sentimos que tanto las empresas privadas como públicas deberían utilizar más mecanismos de capital para crecer y esto es lo que hemos estado platicando con la nueva administración”, dijo.

En entrevista posterior a la presentación de los resultados del Programa Certificación Prime, comentó que históricamente el crecimiento económico de México es del orden de 2.0 a 2.2 por ciento y de mantenerse las condiciones actuales podría haber un incremento un poco mayor.

“Lo que hemos dicho es que el ahorro interno se incremente para soportar este crecimiento a través de financiamiento y de inversión, entonces utilizando el mercado de valores, con más emisiones públicas, levantando capital podremos ayudar a financiar este crecimiento, es importante que utilicemos el mercado de valores para crecer”, agregó.

Consideró que “se están dando las condiciones para que el mercado de valores sea un catalizador, sea un vehículo para financiar proyectos de infraestructura que el país necesita con capital y deuda”.

Con base en un estudio en que se observó a 25 países, en 15 de ellos las empresas más grandes y las que ocupaban los primeros lugares en el mercado, muchas de ellas pertenecen al gobierno, e incluso, en una de las bolsas de valores de China, de las 10 primeras, todas pertenecen al gobierno.

“Nosotros hemos insistido es que las empresas productivas del gobierno mexicano podrían sin perder control, es decir, que sigan administradas por el gobierno, por el Estado, puedan ser colocadas en el mercado mexicano”, con mucho éxito sucedió en Colombia, en Brasil, Alemania, Japón, porque hace que el mercado sea mucho más profundo y eso hace un círculo virtuoso a favor de tener más empresas.

En México, estimó, la administración entrante podría continuar con el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y después colocarlo en el mercado; hay tres grupos aeroportuarios participando en la Bolsa Mexicana con múltiplos muy interesantes.

“Aquí el gobierno sería el operador y podría levantar el dinero del mercado de capitales, puede ocurrir lo mismo en puertos, en Pemex”, puntualizó.