El gobierno del estado, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), llevó a cabo una ceremonia de destrucción masiva de armas de fuego decomisadas y puestas a disposición por las autoridades judiciales y ministeriales.

En las instalaciones del 69 Batallón de Infantería de la ciudad, se destruyeron mil 970 armas de fuego, de las cuales son mil 289 armas cortas, 681 armas largas, un millón 103 mil 37 cartuchos y 2 mil 115 cargadores, todos de diferentes calibres.

Durante el evento, el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, reconoció la entrega y lealtad permanente de los elementos del Ejército Mexicano hacia la nación, y destacó que Coahuila se mantiene como referencia nacional en avances en materia de seguridad, al mantener una baja en los índices delictivos.

Destacó que la destrucción de armas decomisadas reafirma el compromiso que se tiene entre los tres órdenes de Gobierno y las Fuerzas Armadas, de emplear todas las capacidades en el combate y la prevención de los delitos que lastiman la convivencia de los coahuilenses.

Riquelme Solís explicó que la responsabilidad que tiene el gobierno es crear las condiciones necesarias para que los coahuilenses desplieguen todo su potencial de desarrollo y transformación.

“Las condiciones de paz que hoy disfrutamos son un factor decisivo para la llegada de las inversiones productivas y desde diciembre del año pasado a la fecha han arribado a nuestro estado y ampliado sus operaciones más de 25 empresas, con una inversión de más de mil 687 millones de dólares”, señaló.

En ese sentido informó que con la finalidad de disminuir el robo en todas sus modalidades en Coahuila, los agrupamientos de proximidad de Fuerza Coahuila han llevado a cabo más de 17 mil operativos, de los cuales más de tres mil 700 han sido coordinados con las policías municipales, federales y la Sedena.

En su intervención, el general de brigada DEM Francisco Ortega Luna, Comandante de la Sexta Zona Militar, expuso que las armas de fuego son consideradas como generadoras de violencia que afectan la seguridad y el bienestar de la sociedad, de ahí la importancia de esta destrucción masiva de las armas retiradas de las calles en los estados de Chihuahua y Coahuila.

“La Sedena, en coordinación con las autoridades de los tres órdenes de Gobierno, adoptan medidas objetivas e integrales para contribuir al fortalecimiento de un clima de seguridad y tranquilidad para el bienestar de la sociedad mexicana”, indicó.