Pieza coreográfica “Omphalos”, inspirada en la mitología y los rituales

El coreógrafo belga Damien Jalet prepara los últimos detalles de su primera obra creada en América Latina: “Omphalos”, pieza de danza contemporánea inspirada en la mitología y que, dijo, solo pudo...

El coreógrafo belga Damien Jalet prepara los últimos detalles de su primera obra creada en América Latina: “Omphalos”, pieza de danza contemporánea inspirada en la mitología y que, dijo, solo pudo haber sido creada en este país, ya que es un lugar con muchos mitos y rituales.

En esta pieza coreográfica que se estrenará en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart) los días 19, 20 y 21 de octubre, en la que el artista profundiza en su investigación sobre los rituales, el cuerpo, el tiempo y la muerte.

Con esta función, en la que participan 20 bailarines, el creador del Centro de Producción de Danza Contemporánea del Instituto Nacional de Bellas Artes (Ceprodac), busca sorprender al público.

El equipo ha ensayado durante las recientes semanas en un estudio ubicado en el Ajusco, en donde se colocó el escenario en forma de antena parabólica, creado por Jorge Ballina.

“Hay un mito en la antigua Grecia en el que decían que Zeus había enviado dos águilas desde los extremos del mundo y que donde se encontraran sería el centro del mundo.

“Ahí donde los encontraron, Zeus dejó caer una roca, que sería el centro del mundo y normalmente es una roca que está rodeada de serpientes”, platicó el coreógrafo en entrevista con los medios.

Fue hasta que decidió nombrar a esta pieza “Omphalos”, que se enteró que México significa “ombligo de la Luna” y que parte de los símbolos más importantes aquí son también las águilas al igual que las serpientes, por lo que decidió conjugar el mito griego y uno local.

En su trabajo, el coreógrafo trata de escarbar en esas ideas tan antiguas, ya que considera a los rituales como caminos para acceder al inconsciente de un lugar, para conectarlas con el mundo contemporáneo.

“Uno de los mitos de México de los que me he inspirado el de los voladores, porque involucra el número cuatro y esta investigación se ha ido expandiendo no sólo a la mitología griega, sino también a la de este lugar”, señaló.

Por esto, puntualizó que “Omphalos” es una pieza que conecta la perspectiva científica y la mitológica, toda vez que para el coreógrafo el arte escénico es un lugar maravilloso para hacer esta conexión, que al final la obra también resulta un mito, relacionado con la noción del tiempo.

“Encuentro realmente increíble la fascinación que existía por la observación del cosmos y de donde vienen las nociones del tiempo; también la conexión entre el tiempo humano y el mitológico, junto con la unión que tienen estos dos para poder abrir una puerta entre ellos dos”, aseveró.

Comentó que las personas anhelan el tiempo infinito, aunque éste es muy limitado y se trata de una noción muy relacionada con la gravedad, con la fuerza centrífuga, con lo circular, por lo que “Omphalos” utiliza una escenografía curva que representa un símbolo del futuro visto desde el pasado.

“Pienso que la cosmología es una palabra acertada para describir esta obra, porque puede verse desde una perspectiva científica y mitológica. Otra cosa que me encantó y que platiqué con Jorge Ballina, el diseñador del set, fue que México parece estar invadido por antenas parabólicas.

“Y encontré esta conexión de que en tiempos antiguos se construían templos que estaban conectados con el cosmos y las estrellas, ahora ésta es la forma de conectarnos con el cielo”, platicó.

Le gusta que a pesar de que las antenas parabólicas se crearon a partir de la guerra, ha permitido entender mucho más del cosmos, de lo que rodea a la humanidad y descubrir incluso muchas más cosas.

“El arte escénico puede ser un lugar maravilloso para conectar con dos perspectivas: la ciencia y la mitología, que son dos maneras de explicar lo que normalmente no se puede explicar y que normalmente están muy distantes entre sí”.

Coreográficamente, el trabajo de los bailarines está muy conectado con un intenso trabajo mental, físico, emocional y es muy matemático en su estructura, tiene mucho que ver con conexiones y oposiciones, como las ondas electromagnéticas que trabajan en opuesto, aclaró.

Esta coreografía se creó primero sin la música, a partir de patrones y secuencias matemáticas y después se integró la música que más que ilustrar, esculpe el trabajo que se ha hecho con los bailarines.

Cabe señalar que para este proyecto, el Ceprodac invitó a Damien Jalet, quien ha sido reconocido con los premios más importantes de la danza mundial, como el Benois de la Danse de Rusia y el Olivier Award de Inglaterra, para trabajar en México con el objetivo de dar un salto estético y ejecutivo que posicione a la danza mexicana en el imaginario de la danza contemporánea mundial.

“Omphalos” se creó con el apoyo de un equipo nacional e internacional en el que participaron los compositores Ryuichi Sakamoto y Marihiko Hara de Japón, el diseñador Jean Paul Lespagnard de Bélgica y los mexicanos Jorge Ballina en la escenografía y Víctor Zapatero en la iluminación.

La obra es una reflexión física sobre la percepción del tiempo. Con movimientos viscerales, los bailarines intentan abrir una puerta entre el tiempo humano y el paralelo, recreando una cosmogonía personal a través de las leyes gravitacionales, geométricas e historias personales.

En un escenario curvo, que implica un gran esfuerzo técnico por parte de los bailarines, la pieza presenta bellas imágenes corporales donde los cuerpos forman un péndulo que respira, que captura ecos contemporáneos a través de frecuencias interrumpidas, que traducen aquello que físicamente no se puede ver.

Por su parte, Eleno Guzmán Gutiérrez, director ejecutivo del Centro de Producción de Danza Contemporánea del Instituto Nacional de Bellas Artes (Ceprodac), informó que se necesitan un par de camiones de 90 metros cúbicos para trasladar la escenografía.

“Nos está exigiendo mucho en el sentido logístico, pero ya todo está completado, los propios constructores de hecho, son los que se encargaron de desplazarla del estudio al Cenart y se montará estos días, hasta el miércoles”, concluyó.