Persiste inicio de consumo de drogas a edades tempranas en Yucatán

La edad de inicio en el consumo de drogas en la entidad abarca incluso a niños y niñas de 10 años, por lo que es necesario reforzar las acciones que se realizan para evitar las adicciones desde...

La edad de inicio en el consumo de drogas en la entidad abarca incluso a niños y niñas de 10 años, por lo que es necesario reforzar las acciones que se realizan para evitar las adicciones desde edades tempranas, señaló el director del Centro de Integración Juvenil (CIJ) de esta entidad, Víctor Roa Muñoz.

En entrevista, explicó que desafortunadamente las estadísticas locales muestran el incremento en el consumo de drogas y de otros comportamientos adictivos en la población, pero lo que más llama la atención es que persiste una tendencia a iniciar el consumo de drogas a edades más tempranas.

“Al CIJ llegan casos de personas que realmente son unos niños, pues tienen 10 años o menos y ya tienen problemas de adicciones a las drogas, lo cual sin duda es una llamada de atención para fortalecer las acciones y tomar medidas más intensas para evitar esos problemas a edades tan tempranas”, precisó.

Continuó que tanto las autoridades como padres y madres de familia, así como las autoridades que tienen responsabilidad o injerencia en las escuelas, deben de coordinarse mejor para buscar estrategias que fortalezcan la prevención de las adicciones y en especial para retardar la edad de inicio en el consumo.

Consideró necesario que se empiece a invertir más recursos en infraestructura para ayudar a la rehabilitación de quienes ya padecen una adicción y darle mayor espacio a ese tema dentro de los programas de salud pública tanto en Yucatán como en el resto del país.

Recordó que el CIJ tiene un programa de ayuda permanente a su población prioritaria que precisamente abarca de los 10 a los 24 años de edad, que es el lapso en el que la mayoría de las personas inicia en el consumo de drogas o que caen en otras conductas adictivas en la entidad.

“Los programas buscan fortalecer las habilidades psicoemocionales de las personas afectadas para que éstas puedan enfrentar mejor la presión que muchas veces tienen que otras personas ya sea para consumir por primera vez una droga o seguirla consumiendo”, expuso.

Sin embargo, las estadísticas no mienten e indican que es necesario tomar más y nuevas medidas que involucren especialmente a los padres de familia y a las escuelas en este tipo de acciones, para poder tener mejores resultados y evitar que desde muy niños, caigan en las adicciones, reiteró.