Catálogo reúne estudio de esqueletos de monjas del Claustro de Sor Juana

El Catálogo de Esqueletos de las Monjas del Ex Convento de San Jerónimo, Ciudad de México, da a conocer los resultados del estudio antropofísico y arqueológico de 207 osamentas atribuidas a...

El Catálogo de Esqueletos de las Monjas del Ex Convento de San Jerónimo, Ciudad de México, da a conocer los resultados del estudio antropofísico y arqueológico de 207 osamentas atribuidas a religiosas de la época virreinal.

El texto coeditado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad del Claustro de Sor Juana es autoría de los antropólogos físicos María Teresa Jaén Esquivel y Arturo Romano Pacheco, quienes fallecieron en 2014 y 2015, respectivamente.

Así como de Josefina Bautista Martínez, investigadora de la Dirección de Antropología Física (DAF), responsable en la continuidad de los análisis; mientras que los datos y fotografías que lo componen fueron tomados principalmente de la libreta de campo de la doctora Jaén Esquivel.

En las páginas de la publicación se observan imágenes de los esqueletos en posición anatómica, la profundidad en la que fueron encontrados, su orientación, clase, tipo, posición y aquellos objetos asociados directamente al entierro.

También se incluyen dibujos in situ de los esqueletos, algunas referencias antropofísicas, como edad y sexo, algunos datos morfoscópicos, principalmente huellas de algunas patologías dentales y postcraneales.

La mayoría de los cuerpos de las religiosas fueron inhumados en ataúd con su ramo y corona de novicia, y se cubrieron con un lienzo, indicó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en un comunicado.

Los hábitos de las monjas eran heredados a otros miembros de la comunidad, motivo por el cual al morir debían ser enterradas con una simple mortaja y colocadas dentro de un ataúd de madera y en algunos casos en petates.

Bautista Martínez señaló que el proyecto arqueológico en el Ex Convento de San Jerónimo, inmueble que alberga hoy a la Universidad del Claustro de Sor Juana, inició en 1976 y concluyó en febrero de 1981.

En ese terreno, que ocupa una superficie aproximada de 12 mil 778.56 metros cuadrados, se hallaron y recuperaron las osamentas de monjas jerónimas de finales del siglo XVI y hasta principios del XVIII, las cuales se encuentran bajo resguardo en esa institución de estudios superiores.

Actualmente, dijo, se llevan a cabo estudios morfométricos (tamaño y forma) para determinar el origen étnico de quienes habitaron el convento en el periodo virreinal, los datos obtenidos hasta ahora hacen suponer la presencia no sólo de monjas europeas, sino también de criollas, mestizas, asiáticas y, probablemente, una mulata.