Abren en Nuevo León procesadora de alimentos para familias marginadas

Más de siete mil familias al mes serán beneficiadas directamente con la puesta en operación de la planta procesadora de alimentos, inaugurada hoy en el Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey...

Más de siete mil familias al mes serán beneficiadas directamente con la puesta en operación de la planta procesadora de alimentos, inaugurada hoy en el Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey, como parte de la estrategia Hambre Cero Nuevo León.

James Colyer Reyes, presidente de Cáritas de Monterrey, destacó que estas instalaciones permitirán el rescate de al menos 700 toneladas de alimentos al año que, por su presentación visual o fecha de caducidad próxima a vencer, tenderían a ser desperdiciados.

En un comunicado, detalló que la planta procesadora aprovechará al máximo productos agrícolas o ya procesados, a los cuales elevará su vida útil a través de su transformación en diversos productos, como mermeladas, galletas, sopas, guisados, guarniciones, panadería y demás.

De esta manera, indicó, además de reducir el eventual desperdicio de alimentos, se enriquecerá el valor nutricional de las despensas entregadas a la población en pobreza de Nuevo León para mejorar su nivel de nutrición.

La planta, señaló, cumple con los más altos estándares de inocuidad en su diseño y acabados sanitarios y también cumple con la norma oficial mexicana NOM-251-SSA-2009.

Refirió que cuenta con un modelo de operación de alta flexibilidad que permite dar valor agregado y elevar la vida de anaquel a excedentes de alimentos que, por sus condiciones, características y volúmenes, no pueden ser entregados a las familias en pobreza alimentaria.

Como referencia, Hambre Cero Nuevo León es un esfuerzo interinstitucional para erradicar la pobreza alimentaria y reducir el desperdicio de alimentos en el estado, por medio de acciones coordinadas e innovadoras de la sociedad civil organizada, la iniciativa privada, el Gobierno, las instituciones religiosas y la ciudadanía.

Dicha estrategia está sustentada en el Plan Estratégico de Nuevo León 2030, así como alineado a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, impulsada por Naciones Unidas.