La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, afirmó que está "horrorizada" por la desaparición y el presunto asesinato del periodista Jamal Khashoggi, pero aún planea asistir a una conferencia en Arabia Saudita a finales de este mes.

"Los derechos humanos, la libertad de información son derechos esenciales. Y se han informado cosas horribles y estoy horrorizado", señaló a los reporteros en Bali, Indonesia, donde el FMI y el Banco Mundial están llevando a cabo sus reuniones anuales.

"Pero tengo que dirigir el negocio del FMI en todos los rincones del mundo y con muchos gobiernos", agregó.

"Cuando visito un país, siempre digo lo que pienso. Me conocen, lo hago. En este momento, mi intención es no cambiar mi plan y estar muy atento a la información que se publicará en los próximos días".

Lagarde estaba respondiendo a una pregunta sobre si continuará con su planeada visita a Riad, Arabia Saudita, para asistir a la Iniciativa de Inversión Futura, también conocida como "Davos en el desierto", que está programada del 23 al 25 de octubre.

Varias personalidades y medios de comunicación, incluyendo CNBC, Financial Times, CNN y The New York Times, se han retirado del evento, citando preocupaciones sobre la desaparición de Khashoggi y su presunto asesinato.

Khashoggi desapareció después de ingresar a un consulado saudita en Estambul, Turquía , hace más de una semana.

El Washington Post, que citó fuentes anónimas, señaló que el gobierno de Turquía le reportó a funcionarios estadunidenses que tiene pruebas de audio y video de que Khashoggi fue asesinado y desmembrado.

Al respecto, Arabia Saudita tachó este sábado de "infundadas" las acusaciones de que Riad habría ordenado matar a Jamal Khashoggi, el periodista disidente desaparecido en Estambul, tras enviar a Turquía un equipo para colaborar con la investigación.

Esta desaparición, que provocó preocupación en varios países occidentales -incluido Estados Unidos, donde el periodista se exilió en 2017- se produjo en un mal momento para Arabia Saudita, que organiza una gran cumbre económica en Riad entre el 23 y el 25 de octubre.

El ministro saudita del Interior, el príncipe Abdel Aziz bin Saud bin Nayef, denunció el sábado "las falsas acusaciones contra Arabia Saudita (...) en el caso de la desaparición del ciudadano Khashoggi".

Khashoggi, editorialista crítico con el poder saudita y colaborador entre otros del diario The Washington Post, está desaparecido desde su entrada, el 2 de octubre, al consulado de Arabia Saudita en Estambul, donde acudió para obtener un documento necesario para su futuro matrimonio.