Aparecieron hace unos años en las pasarelas y las alfombras rojas, y desde entonces pocas han sido las que se han resistido a su mágicos efectos: son los zapatos nude.

Las actrices se mueren por ellos: Halle Berry, Jennifer Lopez y Cameron Diaz y jóvenes estrellas como Emma Stone o Emma Watson los han lucido en la alfombra roja y también fuera de ella.

Para las celebrities, los zapatos 'nude' son un 'must' La modelo Miranda Kerr es una devota de este estilo, al igual que Victoria Beckham y la duquesa Catalina de Cambridge, futura reina de Inglaterra, que ha sacado partido de ellos en multitud de ocasiones. No es la única en la realeza que apuesta por los zapatos nude, también lo ha hecho la nueva reina de Holanda, Máxima Zorreguieta y la princesa Letizia, que ha renunciado por ellos a sus populares 'letizios'.

Han sabido llevarlos con mucho estilo las cantantes Taylor Swift, Rihanna y Kylie Minogue, así como Angelina Jolie y la también actriz Olga Kurylenko.

España no se ha quedado atrás: aquí los han lucido tres mujeres que marcan estilo: Paula Echevarría, Blanca Suárez y Sara Carbonero.

El preferido: tipo 'salón'

Los hay de muchos estilos y modelos —con plataforma, tipo peep-toe, en forma de sandalia e incluso bailarinas—, pero el que más ha calado entre las celebridades, y sin duda el más elegante y el que ha marcado tendencia, es el clásico zapato de salón, cerrado, de tacón medio y suela baja, en el llamado 'color carne'.

¿Qué tiene un zapato nude que no tengan los demás? La peculiaridad de esta clase de zapatos es que aporta una sensación de naturalidad, como si la persona fuera descalza, de puntillas, pero eleva su altura, hace las piernas más largas y delgadas y estiliza la figura.

Los estilistas coinciden en decir que el nude es "el nuevo negro" El resultado es una elegancia natural, muy sutil, y su gran ventaja es que combina con todo, sirven para cualquier situación y cualquier prenda. No en vano los estilistas coinciden en decir que el nude es "el nuevo negro".

Como el tono nude (también llamado maquillaje) simula la patina de la piel, son aptos para combinar con prendas de cualquier color: los clásicos (negro, blanco, rojo, azul, verde...), gamas en pastel, ocres y grises e incluso colores vivos como el amarillo, el color menta, etc.

Una opción muy primaveral es llevar también prendas de color nude, consiguiendo lo que es llamado en el mundo de la moda un 'total look' en nude. Y no solo combinan con colores lisos, sino con toda clase de tejido y estampados: a rayas, a cuadros, de flores, etc, tanto para invierno como para el verano.

Realzan tanto un vestido negro como unos 'shorts' vaqueros, faldas, pantalones, leggins y vestidos de galaEn cuanto a prendas, no hay barreras: realzan tanto un mini vestido negro como unos shorts vaqueros, faldas de todas las longitudes, pantalones, leggins, jeggins y vestidos de gala. Incluso se han hecho hueco como zapatos de novia. En un excelente 'fondo de armario' para todas las ocasiones.

Otra de las ventajas de los zapatos nude es que, como dan la sensación de que son una extensión de la pierna, pasan desapercibidos y ceden el protagonismo a la prenda de vestir, así que son especialmente recomendable para vestidos llamativos o con complicados estampados, difíciles de combinar en otras circunstancias.

Un nude para cada piel

No hay un solo tono de nude; los hay más cercanos al sepia, al beige o al rosa. Unos son más apropiados que otros, los estilistas recomiendan que sean parecidos al color de la propia piel.

Para pieles claras, se recomiendan los más cercanos al rosa. Para las pieles morenas, es mejor un tono beige o sepia.

Pero el contraste también es una opción: Halle Berry y Rihanna han demostrado con su ejemplo lo bien que pueden quedar unos ‘nude’ sobre una piel más oscura.