Plantean que escuelas en Puebla tengan programa para atender el suicidio

A fin de prevenir suicidios en los jóvenes, orientarlos en caso de sospecha y abordar el tema de manera abierta para que deje de ser un tabú, es importante que las instituciones educativas cuenten...

A fin de prevenir suicidios en los jóvenes, orientarlos en caso de sospecha y abordar el tema de manera abierta para que deje de ser un tabú, es importante que las instituciones educativas cuenten con programas y áreas especializadas sobre este tema, opinó Héctor Cerezo Huerta, doctor en Psicología Educativa y del Desarrollo.

En conferencia de prensa, acompañado por la psicóloga María Fernanda Delmar Haro y el médico Joaquín Alejandro Soto Chilaca, destacó la importancia de la creación de estos programas en la entidad, considerada a nivel nacional como la entidad con el mayor número de universidades.

Indicó que tan solo en 2017 se contabilizaron un total de 486 universidades en Puebla, donde acuden escolares de diversos estados del país, principalmente de la zona centro, sur y sureste de la República Mexicana.

Reveló que datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que cada año se suicidan casi un millón de personas, y se calcula que dicha cifra se incremente hasta llegar a 1.5 millones a partir del año 2020.

En algunos países, como en México, el suicidio es una de las tres principales causas de muerte entre personas de 15 a 44 años de edad; y la primera causa de muerte entre jóvenes de 10 a 24 años de edad, de ahí la importancia de atender a los jóvenes con “profesores centinelas” en cada centro de estudio.

Abundó la necesidad que instituciones educativas de nivel superior sean sensibles ante el dolor y tragedia de humanos, y con la creación de programas especializados para la atención del tema del suicidio, las universidades atiendan a los estudiantes que presenten alguna conducta de riesgo y su relación con acontecimientos de bullying, abuso e inseguridad.

Cerezo Huerta agregó que los jóvenes se encuentran vulnerables ante los propios cambios físicos de su edad, también por el cambio de residencia al ir a otra ciudad para continuar sus estudios, ante la lejanía de su familia que es la principal red de apoyo, el bombardeo de mensajes negativos a través de las redes sociales y medios de comunicación, por lo que hay que orientarlos y apoyarlos.