Equipo saudita llega a Turquía para abordar desaparición de periodista

Una delegación de Arabia Saudita llegó a Turquía hoy para abordar con autoridades turcas la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi, en medio de la creciente presión global sobre Riad...

Una delegación de Arabia Saudita llegó a Turquía hoy para abordar con autoridades turcas la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi, en medio de la creciente presión global sobre Riad para que aclare su destino, pues la última vez se le vio entrando al consulado del reino en Estambul.

El equipo saudita aterrizó este viernes en el aeropuerto internacional de Ankara, capital turca, y se espera que se reúna con las autoridades durante el fin de semana, informó la agencia estatal Anadolu.

El arribo de la misión de Riad se produjo horas después de que el asesor presidencial de Turquía, Ibrahim Kalin, informó que a petición del reino se formará un equipo conjunto turco-saudita para investigar la desaparición del periodista en todos sus aspectos.

Khashoggi, colaborador del periódico The Whasington Post y fuerte crítico de la corona saudita, se encuentra desaparecido desde el pasado 2 de octubre cuando acudió al consulado de Arabia Saudita en la ciudad turca de Estambul a realizar unos trámites administrativos.

Las especulaciones sobre su destino, como que fue asesinado o secuestrado y torturado por las autoridades de Riad, comenzaron porque ese mismo día 15 sauditas, incluidos varios funcionarios, llegaron a Estambul en dos aviones y visitaron ese consulado cuando Khashoggi estaba en el interior.

Sin embargo, todos esos individuos identificados salieron del consulado y abandonaron Turquía, pero no así el periodista, por lo cual Ankara acusó a Riad de haber torturado y asesinado a Khashoggi en el interior, pero las autoridades sauditas lo niegan.

A medida que se intensificaba la controversia, The Washington Post informó que funcionarios turcos tenían grabaciones de la sede diplomática saudita que supuestamente probaban sus afirmaciones de que Khashoggi, pues el hombre nunca sale del inmueble.

El caso podría dañar no solo las relaciones turco-sauditas, sino también la imagen de Arabia Saudita y sus vínculos con Occidente, ya que el príncipe heredero Mohammed bin Salman promueve actualmente una campaña de reforma en su país.

Una fuente oficial saudita, citada por la agencia estatal de noticias SPA, dijo que era “un movimiento positivo” el que Turquía había aceptado la creación de lo que describió como un “equipo de acción conjunta” sobre la desaparición de Khashoggi.