Este puede ser el año en que el Congreso de Estados Unidos decida qué hacer con los millones de inmigrantes que viven sin autorización en Estados Unidos. Después de años de estancamiento en el tema, las propuestas hacen barullo en Washington.

La reforma migratoria es una de las prioridades de Obama Por lo pronto, ha acaparado la atención una iniciativa del Senado. Tiene 844 páginas y su nombre dice mucho: Ley de 2013 para la Seguridad Fronteriza, la Oportunidad Económica y la Modernización de la Inmigración".

¿Qué contiene la iniciativa? ¿Hay algún Plan B? Y, ¿quiénes son estos inmigrantes, una vez que se mire más allá de las grandes cifras?

A continuación ofrecemos una buena dosis de hechos, cifras y otra información para ayudar a entender el debate sobre la inmigración:

¿Por qué ahora?

Desde hace varios decenios ha habido grandes problemas con la inmigración en Estados Unidos.

Más de 11 millones de inmigrantes son ilegales El presidente George W. Bush trató de cambiar el sistema y fracasó. El presidente Barack Obama prometió reformarla en su primer periodo de gobierno pero no lo hizo.

En su segundo periodo considera la inmigración como una prioridad y los republicanos también parecen dispuestos a negociar.

¿A qué se debe esta nueva solución negociada?

Obama ganó el 71% del voto hispano en la reelección de 2012 y tiene una deuda con ese grupo. Los comicios del año pasado también enviaron un mensaje inequívoco a los republicanos de que no pueden ignorar a este grupo decisivo de electores.

Ha sido el tipo de cambio fundamental que rara vez ocurre en la política. Además, hay una mayor presión de líderes empresariales, quienes desean facilitar que Estados Unidos atraiga a inmigrantes con un alto nivel académico y traiga legalmente más trabajadores poco cualificados, como los agrícolas.

¿Cuál es el problema?

La "reforma integral de la inmigración" generalmente se centra en cuatro preguntas clave:

  • Qué hacer con los más de 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización legal.
  • Cómo hacer más estricta la seguridad en la frontera.
  • Cómo evitar que las empresas contraten a personas que viven sin autorización en el país.
  • Cómo mejorar el sistema de inmigración legal, que ahora es tan complicado que el adjetivo "bizantino" sale a relucir con demasiada frecuencia.

El grupo de los ocho

Un grupo de cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos que elaboraron un proyecto de ley que daría una solución a las cuatro interrogantes.

En pocas palabras, la propuesta reforzará los controles fronterizos, permitirá un número mayor de trabajadores más cualificados y poco cualificados, obligará a los empleadores a verificar la condición legal de sus trabajadores y abrirá la oportunidad para que quienes ingresaron de manera ilegal en el país se conviertan en ciudadanos.

¿Existe un plan b?

Hay además un plan C y un plan D.

Obama tiene su propio plan de respaldo en caso de que fracasen las conversaciones en el Congreso, pero ha dado su apoyo a la iniciativa del senado, a la que ha descrito como un acuerdo valioso.

En la Cámara de Representantes, el republicano Bob Goodlatte, jefe de la Comisión Judicial de la Cámara Baja, dice que su comisión abordará uno por uno los principales problemas de la inmigración, en lugar de comenzar con un sólo proyecto amplio.

Por separado, hay un grupo bipartidista de la Cámara de Representantes que está trabajando en la legislación.

Obama afirma que se mantendrá abierto a las diversas propuestas, pero el acuerdo definitivo tiene que resolver todos los puntos importantes.

Los inmigrantes

Una cifra récord de 40,4 millones de inmigrantes viven en Estados Unidos, lo que representa 13% de la población.

California tiene la mayor población inmigrante Más de 18 millones son ciudadanos naturalizados, 11 millones son residentes permanentes o temporales con permiso legal y más de 11 millones están en el país sin autorización, según el Centro Hispano Pew, una organización privada de investigaciones.

Los que están en el país sin autorización representaban 3,7% de la población de Estados Unidos en 2010. Aunque la inmigración en general ha aumentado constantemente, la cifra de los que viven en el país sin autorización tocó su máximo en 2007 con 12 millones.

El 29% de las personas nacidas en otros países que viven en Estados Unidos, aproximadamente 11,7 millones, llegó de México.

Aproximadamente 25% llegó del Sur y Este de Asia, 9% del Caribe, 8% de Centroamérica, 7% de Sudamérica, 4% del Oriente Medio y el resto de otras regiones.

Las diferencias en las cifras son abismales en el caso de los inmigrantes sin autorización: una cifra estimada en 58% son de México. La cifra más cercana es 6%, de El Salvador, indica el gobierno.

¿Dónde viven y cómo entran en el país?

California tiene la mayor proporción de inmigrantes, con 27%, seguida por Nueva York, Nueva Jersey, Florida, Nevada, Hawai y Texas, según el Instituto de Políticas de Migración, un grupo privado que se especializa en temas de la inmigración mundial.

California tiene la mayor proporción de inmigrantes sin autorización, con 25%, seguida de Texas con 16%. Florida y Nueva York tienen 6% y Georgia 5%, según el Departamento de Seguridad Interior.

Algunos entran por la puerta delantera, otros por una lateral y otros por la puerta trasera, según un informe de la Oficina de Referencia de Población, un grupo privado.

  • Los que llegan por la puerta delantera: personas patrocinadas legalmente por sus familiares o patrones, refugiados y solicitantes de asilo, así como inmigrantes que ganan visas en la lotería anual de "diversidad".
  • Por la puerta lateral: los que llegan legalmente para una estancia temporal, como los que tienen visa para visitar, trabajar o estudiar en el país.
  • La puerta trasera: un poco más de la mitad de los que están en el país sin autorización han llegado por la puerta trasera, evadiendo los controles fronterizos, calcula el Centro Hispano Pew. El resto llego legalmente pero no se marchó cuando debía hacerlo o de otra forma infringió los términos de su visa.

Opciones para la ciudadanía

Se habla mucho de crear un "camino a la ciudadanía" para los inmigrantes que están en Estados Unidos sin estatus legal.

Los conservadores proponen algún tipo de estatus legal para los inmigrantes Pero no hay consenso sobre cuál debe ser ese camino, y algunos conservadores rechazan la idea de plano por considerarla equivalente a una amnistía.

Hay un debate vigoroso sobre qué condiciones deberían cumplir los inmigrantes que viven sin autorización en el país para poder solicitar la ciudadanía: pagar impuestos o cargos, someterse a una verificación de antecedentes penales, etc.

Algunos republicanos desean ver primero una mejora en la seguridad fronteriza y saber con certeza si las personas que están con autorización en el país se marchan cuando les corresponde. Obama no apoya la vinculación de la seguridad fronteriza con el camino a la ciudadanía.

Varios conservadores desean otorgar a los inmigrantes que viven en el país sin autorización algún tipo de estatus legal, pero no la ciudadanía.

Aproximadamente 43% de la población del país opina que los que están aquí sin autorización deben ser elegibles para solicitar la ciudadanía, una cuarta parte piensa que solo se les debe permitir la solicitud de la residencia permanente y aproximadamente la misma proporción opina que no se les debe permitir quedarse legalmente, según los resultados de una encuesta del Centro Hispano Pew dados a conocer en marzo.