Lecturas sobre la filosofía de los números, nominalismo y premisas dramatúrgicas muy rígidas, pero aderezadas con un toque de humor, dan vida a la puesta en escena "Una cabra", que se presentará en el Teatro "Sergio Magaña" del 11 al 28 de octubre.

Bajo la producción de Johana Núñez, la obra es protagonizada por Luis Eduardo Yee, Hamlet Ramírez y Florencia Ríos, quienes narran la historia de una cabra que quiere contar los huesos de su pata, pero no sabe qué son los números; además, explora los sistemas de movimiento espacial del escenario con el público, mientras se trabaja una historia que se sustenta en el proceso de ideas de los personajes.

Núñez comentó mediante un comunicado que la obra es para el público en general, sin importar la edad, pues el tema central gira en torno a lo cuantitativas que se han vuelto las cosas, “todo tiene un número, un significado y nuestro valor como personas radica en una cantidad”, detalló.

Para el director David Jiménez, la propuesta escénica lo llevó a indagar en el movimiento concreto del espacio, pues al tener una posición frontal con el espectador las cosas se acercan y alejan literalmente, para encontrar mecanismos técnicos que den sentido de profundidad y altura en constante desplazamiento.

La iluminación también juega un rol esencial en la obra de teatro para ayudar en la sensación de lejanía con ángulos cambiantes y la continua creación de sombras. Con el uso de distintas fuentes de luz se busca provocar en los asistentes la ilusión y un cambio de perspectiva.

Con el vestuario se mostrará un universo de abstracción, porque evita referenciar a los personajes Cabra, Sombra y Viento; los colores y texturas no jugarán claramente en el sentido concreto de la historia.