Acuerdo trilateral da certidumbre a inversiones: industriales mexiquense

La incorporación de Canadá a la nueva versión del Tratado de Libre Comercio, que a partir de ahora se llamará USMCA (Estados Unidos, México y Canadá, por sus siglas en inglés), generará certidumbre...

La incorporación de Canadá a la nueva versión del Tratado de Libre Comercio, que a partir de ahora se llamará USMCA (Estados Unidos, México y Canadá, por sus siglas en inglés), generará certidumbre en las inversiones.

Así lo planteó Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la Unión Industrial del Estado de México (Unidem) quien resaltó la confianza sobre todo, en las relacionadas con la exportación y las que dependen de la importación de esos dos países.

“El que Canadá no se adhiriera al tratado, hubiera tenido implicaciones negativas devastadoras ya que, para la producción de autos, se requieren muchos insumos de aluminio y otros metales que provienen de ese país, y sin ello, serían incumplibles las metas de contenido regional que se establecen en el nuevo acuerdo”, anotó.

Canadá es un destino muy importante de los productos mexicanos, como los automóviles y camiones, piezas y repuestos, computadoras y cables; el intercambio comercial creció más de seis veces desde 1994, cuando se firmó la primera versión del TLCAN. Tan sólo en el sector agropecuario, las exportaciones de México a ese país aumentaron más de nueve veces, precisó la Unión.

Gracias a Canadá, se dejó intacto el Capítulo 19 que habla de la resolución de controversias, ya que en la versión firmada con México, no estaba incluida y ello abría la posibilidad a que existieran muchas demandas de los productores norteamericanos que, con tal de proteger su mercado, litigarían contra las empresas mexicanas y así bloquearían las exportaciones por largos períodos.

“A los Estados Unidos y a Canadá, no les conviene tener un país pobre como vecino ya que eso sólo promueve los desequilibrios, el contrabando, el narcotráfico y la migración, la firma de nuevo acuerdo, sin duda ayudará a que se sigan cerrando las brechas y con ello se mejore el nivel de vida de todos los habitantes de América del Norte”, precisó Cuevas Dobarganes.

La Unidem aplaudió que en el nuevo acuerdo se incorporen medidas que tiendan a controlar los problemas laborales, medio ambientales y de corrupción, situación que ayudará a nuestro país a mejorar.

Sin embargo, en el corto plazo podría haber riesgos de litigios, ya que muchas empresas del país, por el entorno cultural y legal que prevalece y que fomenta la corrupción, será fácil que sus contrapartes norteamericanas demanden a las mexicanas por caer en ese tipo de prácticas y que al final, puedan limitar ala exportaciones.

Con las reglas claras de un acuerdo trilateral se podrán desarrollar mayores y mejores inversiones, que ayuden fomentar la producción, el empleo y la recaudación para beneficio de todos.

“El reto, será para el Gobierno del Estado de México modernizar y simplificar su legislación tan restrictiva para las inversiones, ya que en los últimos 20 años, las nuevas empresas se han instalado en el Bajío, Jalisco y Nuevo León, y es aquí donde más falta hacen las inversiones para mejorar el nivel de vida de los mexiquenses”, consideró el director de UNIDEM.