Acuerdo EUA-México-Canadá, un parteaguas en relaciones comerciales

El investigador de Comercio Internacional de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Juan Carlos Botello Osorio, consideró que el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá es un...

El investigador de Comercio Internacional de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Juan Carlos Botello Osorio, consideró que el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá es un parteaguas en las relaciones comerciales entre países en el mundo.

En entrevista, dijo que hoy dicho acuerdo se logra tras 14 meses de negociación por parte de las tres naciones. La parte mexicana lo concretó primero a finales de agosto del presente año y logra el entendimiento con la Unión Americana.

"Se espera que el presidente Enrique Peña Nieto lo firme antes de que salga, junto con Donald Trump y Justin Pierre James Trudeau, presidente de Estados Unidos y el primer Ministro de Canadá, respectivamente, para tomarse la foto", destacó.

Juan Carlos Botello mencionó que después de la foto y firma de los mandatarios de los tres países, sigue la aprobación de los Senados de cada uno de las naciones integrantes y de ser aprobado entraría en vigor el 1 de enero de 2020.

Agregó que todo el año que viene se quedará a revisión en el Senado de la República, por lo que sigue vigente hasta el momento el TLCAN.

"El desaparecer Free Trade (libre comercio) y que ahora ya no sea un tratado, más bien un acuerdo probablemente va a sentar las bases de las nuevas relaciones comerciales internacionales en el mundo", puntualizó.

Al respecto el especialista de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), precisó que el nuevo acuerdo genera una visión diferente y con nuevas bases para un comercio internacional distinto.

Botello Osorio mencionó que de los beneficios que se pueden observar para el caso de México el sector agrícola es de los más beneficiados al eliminarse la estacionalidad, es decir, que limitaba a los exportadores del sector hacerlo en ciertas temporadas, ahora ya se rompió y queda totalmente abierto.

Sin embargo, las medidas de cumplimiento en materia ambiental y laboral van a ser más estrictas, pero nadie ha hablado de ello, en donde las empresas micro y pequeña que ya exportan a Estados Unidos, ahora tendrán que cumplir con ellas, lo que le generará un costo.

Lo anterior será una oportunidad para la política pública de la administración federal entrante, para poder brindar apoyo a las pequeñas firmas para mejorar sus estándares, apuntó.

Añadió que la otra parte es la laboral, con la que se busca mejorar las condiciones de trabajo, así como el salario, al ejemplificar que en el caso del sector automotriz, un 30 por ciento de la producción de vehículos que se comercializan en la región debe ser fabricado en zona con ingreso de 16 dólares por ahora a los trabajadores.

Por ello, México tendrá que ir trabajando para alcanzar algunos niveles salariales y, al final del día, el anterior tratado también lo tenía, pero no se obligó a su cumplimiento y ahora se van poner auditorías.

Señaló que se incluyó el tema de la Propiedad Intelectual, con la que se protege la región comercial, como es el caso de las patentes, derechos de autor y marcas, lo que es bueno y pone un llamado de atención a las empresas que van exportar un producto.

"También incorpora el comercio de servicios, comercio electrónico, de ahí, que es un acuerdo diferente y se ha modernizado", anotó.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Puebla, a través de un comunicado, señaló que celebra que finalmente las negociaciones entre los tres países culminará con la creación del nuevo USMCA (United States-Mexico-Canada Agreement), el cual favorece mayor apertura de comercio.

Los empresarios en Puebla aplauden el esfuerzo por parte del gobierno federal y todas las partes involucradas en la negociación, a través del "cuarto de junto", pues para el sector empresarial, dicho acuerdo impulsará la competitividad en el país, el crecimiento y el desarrollo de las empresas.

El CCE Puebla reconoce la labor que llevaron a cabo, también, el equipo del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, y los gobiernos de Canadá y Estados Unidos, quienes gracias a su apertura y comunicación fueron factor importante para llegar al pacto, el cual es un parteaguas para la consolidación de los mercados.