Alertan trabajadores y empresarios venezolanos en crisis del transporte

Empresarios y trabajadores del sector transporte venezolano coinciden en que la situación de este rubro es crítica, y en particular los operadores se pronunciaron por la inversión extranjera ante la...

Empresarios y trabajadores del sector transporte venezolano coinciden en que la situación de este rubro es crítica, y en particular los operadores se pronunciaron por la inversión extranjera ante la negativa situación.

El vocero de la Asamblea Socialista de los Trabajadores del Transporte, Félix Jaramillo, señaló que ante la falta de unidades el gremio se ha declarado en emergencia.

Precisó que la flota tiene en promedio de 20 a 25 años de antigüedad, y solo con la inversión extranjera se podrían adquirir unidades nuevas.

Sobre las tarifas las consideró insuficientes para adquirir las refacciones que se necesitan ante el desgaste.

Jaramillo, citado por El Nacional, se pronunció por una solución colectiva que provenga de todos los que participan en el sector, para lo cual añadió que es necesaria una reunión urgente.

Por su parte, el director de la Cámara Venezolana de Empresas de Transporte Extraurbano y del Comando Intergremial del Transporte, Fernando Mora, señaló que ante la situación, el subsidio al combustible debe darse en especie.

Dijo que en la reunión que sostuvieron la semana pasada en la vicepresidencia de la República, su propuesta ante la intención oficial de subsidiar el combustible fue la apertura de bombas de combustible solo para el transporte público.

El subsidio que en la vicepresidencia se nos dijo que se entregaría al transporte público, nosotros pedimos que se dé en combustible y no en efectivo, precisó Mora en declaraciones citadas por Efecto Cocuyo.

Coincidió con Jaramillo en los problemas que hay en materia de refacciones, en particular subrayó la escasez, y por ejemplo en llantas el número que ha vendido el gobierno no cubre el total de necesidades.

Precisó que se ha llamado la atención sobre los problemas del sector desde 2014, y agregó que son 350 mil los padres de familia quienes resultarían afectados si no se toman las medidas correctivas.