Alzacuellos de cura
Imagen de archivo de un alzacuellos de cura. ARCHIVO

"Hoy es mi último set. Caí en el amor y pronto me convertiré en padre"  Los feligreses se quedaron atónitos. Vito Lombardo, sacerdote siciliano de 33 años, quiso anunciar a su Iglesia primero la noticia, antes de pedir la solicitud de dispensa a la Santa Sede.

Según la prensa italiana, el sacerdote explicó a sus feligreses que se había enamorado de una joven y que iba a iniciar una nueva vida dedicándose a su esposa y a su hijo, que nacerá dentro de cuatro meses.

Los feligreses se quedaron atónitos "Yo quiero que ella se case conmigo" dijo el cura en la Iglesia en la que llevaba un año celebrando misas. La población entera había oído rumores y chismes sobre el amorío del padre Vito, pero hasta ahora no había habido confesión a sus fieles.

Cuando se sinceró en misa "lo hizo con gran serenidad", cuenta la prensa, "sin tener en cuenta los juicios y prejuicios de la gente". "Estoy enamorado", dijo el pastor.