Con una gran energía a sus 83 años y defendiendo que su pasión principal es el teatro, la actriz británica Judi Dench (York, Reino Unido, 1934) recibió el tercer Premio Donostia de la 66 edición del Festival de San Sebastián.

“No me considero una mujer poderosa, yo tengo que esperar a que alguien me llame para hacer una película, yo soy una actriz que busca trabajo y no puedo arriesgarme a rechazar un trabajo, porque quizá si me niego luego no me vuevan a llamar”, expresó.

Dench recibió el galardón antes de la proyección de “Red Joan”, dirigida por Trevor Nunn, en la que encarna a una mujer cuya tranquila vida se ve repentinamente alterada cuando es detenida por el servicio de inteligencia del Reino Unido, acusada de suministrar información a la Rusia comunista.

La actriz, siete veces nominada a un premio Óscar, visitó por primera vez San Sebastián y al hablar del éxito en su profesión, aseguró que “nunca se debe perder el entusiasmo”.

“Yo siempre he dicho que sí a todo. Me siento halagada cuando me eligen para un proyecto. Es un error pensar que nadie más puede hacerlo porque siempre hay alguien por detrás dispuesto a ocupar tu lugar. Si tienes eso en mente, te esfuerzas en bordar tu papel, en hacerlo lo mejor posible”, agregó.

Dench aseguró que siempre se ha sentido como una simple actriz en busca de empleo. “Es lo que pensaba cuando empecé y es lo que me repito ahora, 61 años después. Cada vez que una película termina, vuelvo a ser solo una actriz más en busca de trabajo”, dijo.

Al hablar de sus inicios, compartió una anécdota, sin querer revelar el nombre del director que le hizo la primera prueba, “pero me dijo que jamás podría dedicarme al cine porque mi cara no funcionaba bien en pantalla”.

“Eso no me importó, porque yo en realidad no quería dedicarme al cine”, agregó, y luego siguió dedicándose a los clásicos en el teatro hasta que se dio la oportunidad de volver a ponerse frente a la cámara, con “El tercer secreto”, en 1964.

La actriz compartió algunas anécdotas de su vida, entre ellas una, cuando falleció su marido y luego recibió el apoyo de Kevin Spacey, con el que estaba rodando una película.

“Tras fallecer mi marido, yo estaba muy mal, y fui a Escocia a rodar con Kevin Spacey, fue una gran ayuda, me alegró la vida y me mantuvo al pie del cañón”, aseguró.

Tras sacar a colación el nombre del actor, actualmente defenestrado en Hollywood tras acusaciones de acoso sexual, y preguntarle sobre esa situación, expresó que “no puedo aprobar de ninguna manera que haya hecho lo que haya hecho”.

“Ahora ya no hace películas, no recuerdo cuál fue aquella en la que le borraron y lo sustituyeron por Christopher Plummer”, dijo en referencia a “Todo el dinero del mundo”, de Ridley Scott.

La actriz británica se preguntó si “¿tenemos que hacer esto con todas las películas que ha hecho en su historia? ¿Tenemos que retroceder al pasado para que cualquier persona que se ha comportado mal o ha cometido algún tipo de crimen haya que excluirles de nuestra historia del cine?”.

Hizo hincapié en que no puede imaginar cuáles sean las condiciones de la actual situación de Spacey, pero “sí que fue y es un actor maravilloso y un buen amigo mío”.

Dench inició su carrera sobre las tablas en prestigiosos teatros como Old Vic y The National en Londres y, más tarde en la Royal Shakespeare Company en Stratford-upon-Avon, donde ha interpretado a las grandes damas shakesperianas.

Desde su debut cinematográfico, en 1964, ha trabajado en numerosas películas aclamadas por la crítica, trabajando con algunos de los cineastas más interesantes como Stephen Frears, James Ivory, Kenneth Branagh, Franco Zeffirelli, Sally Potter, Clint Eastwood o Sam Mendes.

Ha coleccionado decenas de reconocimientos por papeles como la reina Victoria en “Mrs Brown” (Su majestad, Mrs. Brown, 1997); la excéntrica Armande Voizin en “Chocolat” (2000) y la novelista Iris Murdoch en “Iris” (2001).

Ha hecho de empresaria teatral en Mrs Henderson presents (Mrs. Henderson presenta, 2005); de profesora conflictiva en “Notes on a Scandal” (Diario de un escándalo, 2006) y de  madre en busca de su hijo robado en “Philomena” (2013).

Hizo de nuevo la reina Victoria en “Victoria & Abdul” (La reina Victoria y Abdul, 2017); y M, la responsable del servicio de inteligencia británico, rol que ha desempeñado en siete películas de la saga de James Bond.

El prolífico director teatral Trevor Nunn, que la ha dirigido también en los escenarios británicos, regresa a la realización cinematográfica con “Red Joan”.

Sus anteriores trabajos incluyen “Lady Jane” (1986) y “Twelfth Night or What You Will” (Noche de reyes o lo que vosotros queráis, 1996). Compitió con ambos en la Sección Oficial del Festival.

El próximo año, Dench protagonizará el último trabajo de Kenneth Branagh, “Artemis Fowl”, y “Six Minutes to Midnight”, de Andy Goddard.