El secretario de Salud, José Narro Robles, destacó que la coordinación entre los tres niveles de gobierno ha permitido que hasta el momento no se hayan registrado brotes epidemiológicos en los municipios afectados por las fuertes lluvias en Sinaloa, pero se analiza adelantar la tercera Semana Nacional de Salud en esa entidad.

En una gira de trabajo por la entidad donde supervisó las acciones sanitarias que se llevan a cabo en las comunidades afectadas, aseguró que los temas de salud están bajo control, aunque también hay riesgos.

“No se han presentado brotes epidemiológicos, pero puede haberlos, debido a la cantidad de agua que afectó la parte norte y centro del estado”, indicó en esta segunda visita a la entidad.

Dijo que se está evaluando si en Sinaloa se adelanta la Tercera Semana de Salud, la cual se realiza en octubre, con la finalidad de reducir el riesgo de la población de contraer enfermedades, ya que se pondrán en marcha, de manera intensiva, medidas preventivas como vacunación, administración de micronutrientes y distribución de sobres Vida Suero Oral, entre otras.

A la fecha se han brindado mil 106 consultas médicas, de las cuales 323 son por infecciones respiratorias agudas, 63 por hipertensión arterial, 78 por enfermedades diarreicas, 65 por dermatosis, 48 por diabetes mellitus, 34 por traumatismos, 24 por conjuntivitis, siete a mujeres embarazadas y 464 por otros motivos.

Acompañado del secretario de Salud de Sinaloa, Efrén Encinas Torres, resaltó la participación de las fuerzas armadas en las tareas de entierro de animales y de encalado de las zonas afectadas, así como en el trabajo del desalojo de agua estancada.

El siguiente paso, dijo, es iniciar la fase de rehabilitación de las unidades médicas que fueron dañadas.

Para mantener bajo control los vectores se han fumigado 12 refugios temporales entre habilitados y activos; se han nebulizado 303 hectáreas protegiendo con ello a 13 mil 615 personas, de acuerdo con un comunido emitido por la dependencia.

En el rubro de protección contra riesgos sanitarios se han verificado cinco centros de preparación de alimentos, 13 plantas purificadoras de agua, seis tiendas de autoservicio, ocho sistemas de abastecimiento de agua, cinco escuelas, cuatro farmacias y 29 refugios temporales.