La actriz Reese Witherspoon, ganadora de un Oscar por la película En la cuerda floja, no hizo su mejor actuación el pasado 19 de abril, cuando ella y su marido, Jim Toth, fueron arrestados de madrugada en Atlanta y retenidos en la cárcel de manera temporal.

"Soy una ciudadana americana, mejor no me arreste", amenazó la actriz al agente de policíaEsa noche, la policía detuvo el vehículo en el que ambos viajaban bajo sospecha de que su conductor, el marido de la estrella de Hollywood, estaba en estado ebrio, por circular en sentido contrario.

Reese, de 37 años y madre de 3 niños, uno de ellos de 7 meses, se encaró con el agente de policía al ver que esposaban a su marido, un agente de talentos. La actriz  ignoró las indicaciones del agente, se encaró con él y finalmente también fue detenida, en su caso por desorden público y obstrucción a la justicia.

La web TMZ ha hecho ahora público los vídeos del arresto, grabados por la cámara de seguridad del vehículo de policía, en los que se ve a la actriz increpar al agente: "¿No sabes cómo me llamo", "Pues te vas a enterar quién soy yo".

"Lo siento, no puedo hacer nada", dijo el marido de Reese al policía, después de intentar calmarla "Soy una ciudadana americana, mejor no me arreste", le amenazó en otro momento. "No he hecho nada contra ley", aseguró.

Durante el suceso, el marido de Reese intenta calmarla e incluso se disculpa con el policía: "Lo siento, no puedo hacer nada".

En otro de los vídeos, que muestra el momento previo al arresto, la actriz desobedece al policía, que le advierte que debe permanecer en el interior del coche mientras se ocupa de su marido. "Estoy embarazada y necesito ir al servicio", miente ella.

Las imágenes se han difundido rápidamente por Internet y a las pocas horas la actriz acudió al programa Good Morning America para manifestar su 'mea culpa', asegurando que había bebido y que estaba "en pánico". "Fue inaceptable", admitió.

Reese, "profundamente avergonzada"

En los días posteriores a su detención, la actriz también envió un comunicado en el que admitió: "llevaba claramente unas copas de más y me siento profundamente avergonzada de las cosas que dije. Fue sin duda una situación de temor y yo tenía miedo por mi marido, pero eso no es excusa. Fui irrespetuosa con el oficial que sólo estaba haciendo su trabajo. No siento nada más que respeto por la policía y lamento mucho mi comportamiento".

La actriz se encuentra estos días en Atlanta por el rodaje de la película The Good Lie (La mentira buena).

El marido de Reese Witherspoon fue condenado a 40 horas de servicios a la comunidad y a un año de libertad condicional, además deberá someterse a un programa de educación sobre el alcoholismo. Por su parte, Reese tuvo que pagar una multa de 213 dólares.