Las manteconchas, un pan híbrido creado recientemente en territorio nacional que, sin proponérselo y sin papeles legales, logró cruzar la frontera a poco más de un mes de su nacimiento, se expende en ciudades del sur del valle de Texas, San Antonio y hasta en Chicago entre otras localidades de Estados Unidos.

Este pan, mezcla de dos que ya existían como son la concha y la mantecada, conquistó en pocos días no solo el paladar de personas de muchas ciudades del país, incluso Reynosa, sino del vecino del norte.

Luis Enrique Crispín, gerente de una panadería local, refirió que la manteconcha es actualmente el postre favorito en todo México, pero agregó que esta creación logró cruzar la frontera con tanta rapidez que ya se expende en ciudades tan lejanas como Chicago.

Mencionó que haciendo eco a que Reynosa es la ciudad del buen comer, en la panadería que labora están innovando con este producto agregando algunos ingredientes que complacen el paladar de los consumidores.

"Decidimos dar un paso más y nos fuimos por la Chinoconcha, que es ponerle a una concha un extra al sabor poniéndole queso filadelfia, esto la hace mucho más sabrosa” dijo.

Luis Enrique Crispín mencionó que el éxito de la combinación de una concha y una mantecada, ha logrado cautivar hasta los paladares más exigentes al grado que muchos ciudadanos que viven en el sur del valle de Texas vienen a Reynosa, exclusivamente a comprar las manteconchas.

Algunos consumidores señalan que este pan, que logró penetrar rápidamente en el mercado local, nacional e internacional, es suave y con muy buen sabor.

Cabe mencionar que las manteconchas salieron por primera vez del horno del panadero Josué Rivera Arriaga, el pasado 10 de agosto, en la ciudad de Querétaro, quien ha narrado que la mezcla la realizó en busca de un nuevo pan previo a la conmemoración del día de muertos y que ahora muchas panaderías replican su receta que a poco más de un mes se convirtió en un éxito internacional.