Las empresas del cordón industrial de Quintero-Puchuncaví, distante 220 kilómetros al noroeste de Santiago, anunciaron hoy un acuerdo para reducir sus operaciones luego que se reportaran personas intoxicadas por gases.

El gobierno chileno, junto con las empresas industriales de esa zona, acordaron la suspensión de algunos trabajos y la adopción de medidas especiales para reducir las actividades emisoras de gases contaminantes, los que han afectado a la población.

El compromiso fue adquirido por el Ministerio del Medio Ambiente y las empresas Corporación Nacional del Cobre (Codelco), Nacional del Petróleo (Enap), Oxiquim, GNL y AES Gener, las cuales serían responsables de la mayor cantidad de emisiones.

El acuerdo tiene como objetivo reducir la cantidad de contaminantes en el ambiente, los que afectaron hace unas semanas a más de 600 personas y que en las últimas horas sumaron otra decena de afectados por la mala calidad del aire.

La iniciativa incluye reducir el flujo de soplados, evitar simultaneidad de operaciones, prohibición de realizar “ventoso” de gases y paralizar manutenciones y lavado de estanques, entre otras acciones específicas de cada empresa.

El pasado viernes, el Ministerio de Salud ingresó a la Contraloría un decreto supremo que le permite declarar una alerta sanitaria en la zona.

Las autoridades locales levantaron la “alerta amarilla” la semana pasada porque en los últimos siete días no se registraron altos niveles de contaminación atmosférica ni consultas médicas por intoxicación.

Los habitantes de Quintero y Puchuncaví pidieron al gobierno que se decrete una “emergencia sanitaria” y se detenga la operación de las 16 empresas del cordón industrial cuando las condiciones de ventilación sean adversas y los contaminantes bajen al nivel del suelo.