El gobierno federal tiene garantizado tanto el abasto alimenticio como de combustible para los habitantes de Sinaloa afectados por las fuertes lluvias, lo que permite avanzar de la etapa de emergencia, a la de recuperación, informó la Secretaría de Gobernación.

En un comunicado, dio a conocer que el Gobierno de la República reitera su compromiso de proteger a la población vulnerable ante fenómenos naturales y trabaja de manera coordinada con los tres órdenes de gobierno para atender estas contingencias.

Resaltó que con la activación del Plan MX y la oportuna reacción de los elementos de la Sedena, Marina y la Policía Federal, se llevaron a cabo acciones preventivas de evacuación, garantizar la seguridad, y atención a la población en los municipios afectados y los refugios temporales que se habilitaron para resguardar y proteger a la población.

Adicionalmente, el presidente de la Republica instruyó a los secretarios de la Defensa Nacional, Energía, Desarrollo Social, Salud, así como a los directores del Infonavit, Comisión Federal de Electricidad y Comisión Nacional del Agua, atender de manera personal el avance en los sectores que a cada uno corresponden.

La Secretaría de Gobernación detalló que, derivado de las lluvias que se presentaron en los últimos días, ocasionadas por el paso de la Depresión Tropical 19-E, que afectaron principalmente los estados del noroeste del país, el presidente Enrique Peña Nieto instruyó la activación del Plan MX.

Para ello, la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, conjuntamente con el director general de la Comisión Nacional de Agua, se trasladaron a Sinaloa para brindar todo el apoyo a las autoridades en la atención de la emergencia.

De manera inmediata, se emitió una declaratoria de emergencia para atender las necesidades básicas de la población de 11 municipios, entre estas el abasto de alimento, agua, cobija e insumos de primera necesidad.

Después de una evaluación preliminar de daños, se emitió y autorizó una declaratoria de emergencia para los mismos 11 municipios que atenderá prioritariamente las afectaciones a la infraestructura, indicó la dependencia.

Uno de los sectores más afectados fue el abasto de energía eléctrica, que afectó inicialmente a 59 mil 328 clientes de un total de un millón cien mil 278 en el estado, lo que representa un 5.39 por ciento.

Ante ello, la Comisión Federal de Electricidad desplegó todo su personal de la zona noroeste que restableció, al día de hoy el cien por ciento del suministro.

También se vio severamente afectado el suministro de agua potable, lo que ocasionó desabasto a 150 mil personas de todo el estado, ante lo cual, la Comisión Nacional del Agua envió brigadas y equipo para la reparación de la infraestructura.

De esta forma, se ha conseguido hasta el momento el restablecimiento del 60 por ciento del suministro, faltando 60 mil personas en regularizar el abasto.

Ante esta situación, se apoya a la población temporalmente con pipas y plantas potabilizadoras que garantizan el servicio en tanto se concluyen las reparaciones necesarias, apuntó.