El cineasta Nicholas Woods eligió un bosque como escenario principal para su ópera prima "The Axiom", ya que considera que aunque es muy recurrente en las películas de terror y fantasía, es el lugar que mayores facilidades ofrece a los creadores de estos géneros.

Por esto mismo se siente afortunado de haber creado su cinta, con un financiamiento de 110 mil dólares, en un bosque en Los Ángeles, en donde las personas con las que colaboró fueron muy accesibles.

“Si quieres filmar una película de horror en un hotel o en unas condiciones de sets es imposible, es muy caro, en el bosque es muy fácil, la sangre está en todos lados y a nadie le importa, no dañas nada.

“También puedes tener a tu gente gritando, cualquier tipo de situaciones, facilitan bastante, además tienes el sol, no necesitas una parafernalia de luces, eso lo hace bastante barato”, comentó a los medios de comunicación.

Contó que todas las personas que participaron en este proyecto están muy contentas con el resultado; aunque admitió que al principio se enfrentó a diferentes retos, porque en esa ciudad se necesitaba mucho papeleo.

"The Axiom" es la historia de una mujer que viaja a un bosque, en busca de su hermana desaparecida, sin importarle poner en riesgo la seguridad de sus amigos; cuando llegan al desierto, descubren que han entrado en un mundo multidimensional lleno de monstruos.