Los mexicanos Luis Hampshire, Francisco Javier Jiménez Hernández y Silvia Mayoral fueron reconocidos por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) con el premio de la Bienal de Pintura "Rufino Tamayo". 

Para la edición número 18 se registraron 635 pinturas, de las cuales fueron seleccionadas 48 obras pertenecientes a 45 artistas. Posteriormente el jurado, conformado por Emi Winter, José Villalobos y Sylvia Navarrete, determinaron que los ganadores eran Luis Hampshire, con su obra “Metate ola chica”; Francisco Javier Jiménez Hernández, con “Doble arqueología”, y Silvia Mayoral, con su obra titulada “Rosalinda”.

En la calificación, el jurado aplicó criterios como la reflexión, la madurez, la aportación a la historia del arte reciente y la conciencia de las circunstancias de la actualidad.

La Secretaría de Cultura informó mediante un comunicado que también se otorgaron cuatro menciones honoríficas a los artistas Cristo Contel, por su pintura “Los mismos viejos miedos”; a Catalina Gris, por “Señor Rotoplas”; a Ángela Leyva, por “Humores I”, y a Allan Villavicencio, por su obra “Ripped Spaces III”.

También confirmó que las piezas seleccionadas serán exhibidas en diversos recintos museísticos del país durante una gira de un año que inició a partir de la ceremonia de premiación, arrancando en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, para finalizar en el Museo Tamayo.

Los ganadores fueron galardonados durante la apertura de la exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, donde permanecerá abierta al público hasta el 17 de enero de 2019.

La Bienal de Pintura Rufino Tamayo surgió del interés del pintor Rufino Tamayo y el INBA para promocionar y fortalecer la expresión pictórica de México. Este certamen también se ha establecido como un espacio para el encuentro de la plástica nacional, donde se juntan las diferentes manifestaciones del arte actual.