Con el fin de prevenir brotes epidemiológicos debido a las inundaciones por las fuertes lluvias que afectaron a 18 municipios de Sinaloa, autoridades de salud federales y estatales fortalecieron las acciones sanitarias.

Se acordó que en la zona norte del estado, las unidades médicas del sector salud atiendan a toda persona que lo requiera, sin importar que tenga o no seguridad social.

También se tomaron medidas para reducir el riesgo de daños a la salud como las infecciones gastrointestinales, de vías respiratorias, enfermedades en la piel y las transmitidas por vector, como dengue, Zika y Chikungunya, de acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Salud.

Además se llevará a cabo la deschatarrización y fumigación en áreas exclusivas, en coordinación con los ayuntamientos de Angostura, Ahome, Culiacán, Choix, Badiraguato, Guasave, El Fuerte, Salvador Alvarado, Sinaloa, Mocorito y Navolato, 11 de los 18 municipios más afectados por las intensas lluvias registradas.

En estas tareas participará personal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para dar pláticas de educación en el cuidado de la salud y preparación de alimentos en situaciones de contingencia sanitaria, entre otras.

Luego de realizar un recorrido por algunas regiones afectadas, el secretario de Salud de Sinaloa, Efrén Encinas Torres, informó que el personal de sector está trabajando al 100 por ciento para atender a la población afectada.

En la zona norte del estado, supervisó el funcionamiento del Hospital General de Los Mochis, que fue adaptado solo para la atención de casos de urgencia.

Asimismo, se hizo un llamado a la población a mantenerse atenta a las indicaciones de Protección Civil, Conagua, Seguridad y Secretaría de Salud, para salvaguardar su integridad.