Padres de familia se pronunciaron en contra de que el Centro de Iniciación Musical (CIM) de la Facultad de Música de la UNAM sea trasladado a un inmueble ubicado en la delegación Álvaro Obregón, porque “no existen las condiciones para ser una escuela de música”.

Tras reunirse por más de una hora con la directora de la Facultad, María Teresa Frenk Mora, los inconformes también dijeron no estar de acuerdo en que los alumnos del CIM permanezcan en la escuela hasta el término de su aprendizaje de iniciación musical y los de nuevo ingreso se vayan a la sede de Álvaro Obregón.

En conferencia de prensa, Gustavo Ogarrio, papá de una alumna de 13 años del CIM, informó que a la directora se le entregó el pliego petitorio de 11 puntos, mismo que se envió también al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue.

“Le dijimos que la decisión de transferir la sede del CIM a un inmueble fuera de la Facultad violentaba derechos de los niños, porque no había sido una decisión consultada, nosotros somos los tutores y los responsables de los niños y de las niñas”, señaló.

Acompañado por más de 40 padres de familia, aunque el pliego petitorio está firmado por aproximadamente 300, dijo que además de ser una decisión impuesta, no hay condiciones por el inmueble mismo, porque está hecho para otra función educativa y no para una escuela de música.

Destacó que al cambiar el Centro de Iniciación Musical, que se ubica en la calle Xicoténcatl 126, delegación Coyoacán, se estarían suspendiendo los derechos de los menores de entre seis y 15 años a la biblioteca, a los conciertos, a la vida universitaria que llevan en la Facultad de Música.

Comentó que la directora escuchó sus planteamientos y ofreció revisar el pliego petitorio, en tanto que "nosotros estamos en la mejor actitud, de construir, no queremos generar un problema sino ayudar a solucionar los problemas de la facultad”, como la movilidad, pues en este espacio conviven niños con gente de licenciatura y posgrado, “estamos dispuestos a hacer un reglamento", puntualizó.

Otros padres de familia dieron a conocer que se planea que las nuevas instalaciones no sólo sean para actividades del CIM, sino para impartir clases de danza y de cocina, con lo que no se garantizaría una educación musical especializada.